Guía para elegir el mejor portabebés

Cuando se es madre de un bebé el llevarlo con nosotras es muy importante. En esta ocasión te invitamos a conocer cuáles son las principales alternativas para el porteo, sus características y beneficios.

El contacto piel con piel es clave en el desarrollo del pequeño, ayudará a calmarlo y le dará más protección y seguridad.

Siempre que sea ergonómico y respetuoso con la fisiología del bebé y de la madre, no existe el portabebés ideal, dependerá del gusto personal y de cuánto se quiera invertir. Pues bien, veamos cuáles son las opciones en tela más conocidas para portear al bebé.

Fular

Se trata de un portabebés muy versátil pero que requiere de cierta práctica para saber cómo utilizarlo correctamente. De todos modos, una vez se tenga la práctica necesaria para saber cómo hacer los nudos es una buena alternativa para llevar a nuestro hijo durante todas sus etapas.

 

 

Para elegir el mejor fular habrá que tener en cuenta ciertas cuestiones: la edad del pequeño, la talla de quien lo portee, la época del año y qué tan experimentados se esté con él. Básicamente, en el mercado se pueden encontrar tres tipos de fulares: el elástico, ideal para los recién nacidos y para bebés más pequeños; el semielástico, que soporta algo más de peso que el anterior y no permite la técnica de preanudado; y el tejido, una alternativa que puede ser utilizada desde el nacimiento hasta los cuatro o cinco años.

En cualquiera de los casos, en You Tube podrás encontrar más información y tutoriales sobre cómo utilizar cada uno y las posibilidades de anudarlos, desde la clásica cruz envuelta hasta el nudo con posición de cuna. Los fultares tejidos son una excelente opción para portear en verano, ya que se pueden encontrar modelos en telas ligeras como algodón, lino o bambú. A la hora de comprar uno, ten en cuenta el tamaño de tu bebé para escoger una longitud de fular adecuada.

Mei Tai

Es un portabebés de origen asiático que permite llevar al bebé bien pegado tanto delante, como a la espalda o a la cadera. Se conforma por un panel rectangular de tela y cuatro tiras largas que se anudan a la cintura y espalda del porteador. No se recomienda su uso hasta los seis meses del bebé, ya que no da un soporte completo a los costados del pequeño.

El mei tai es una combinación entre el fular tejido y la mochila. Ideal para los que quieran portear a su bebé en tela pero con la facilidad de uso y rapidez que ofrecen las mochilas ergonómicas.

 

 

Bandolera de anillas

La bandolera es un portabebés asimétrico que puede usarse desde el nacimiento y permite varias posiciones. Está formado por una tela larga y dos anillas en un extremo y es otra opción cómoda y rápida de usar en ciertas ocasiones. Es más aconsejable su uso durante los primeros meses del bebé, ya que permite amamantar y acunar al pequeño con facilidad mientras paseamos o hacemos otras tareas.

Se pueden encontrar bandoleras en tejidos naturales como algodón o lino, u otras con tejidos más gruesos. A la hora de colocarse la bandolera habrá que fijarse que las anillas queden siempre en la parte alta del hombro, que la tela no se enrede y que de un correcto soporte al pequeño.

Pouch

Se trata de una alternativa ligera y de fácil uso, compuesto por una sola pieza en forma de bolsita algo elástica que no requiere de anillas, nudos, broches o velcros.

Al igual que la anterior, es un portabebé asimétrico que se coloca sobre un hombro y que permite llevar al bebé de forma cómoda desde que éste sea capaz de sujetar con firmeza su cabecita (4-6 meses aproximadamente) y hasta los dos años.

¡Disfruta de tu bebé!

Imágenes: Pinterest, Maternidad Fácil

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *