El 70% de las embarazadas fumadoras siguen consumiendo tabaco durante la gestación

A pesar de que muchas madres son conscientes de los efectos negativos que tiene el tabaco sobre el feto y el recién nacido son pocas las que dejan de fumar. Sólo el 30% de las embarazadas abandonan el tabaco durante la gestación y de éstas únicamente una de cada cuatro abandonan completamente el hábito. Estos son algunos de los resultados que se desprenden de un estudio en el que participa el Hospital Sant Joan de Déu (HSJD) de Barcelona.

El objetivo de este estudio, promovido por la Red Europea de Hospitales Libres de Humo y coordinado por el Institut Català d’Oncologia, pretende descubrir la correlación entre el número de cigarrillos fumados y la incidencia de patologías en el recién nacido. Entre los problemas que puede causar el tabaco durante la gestación  destacan el parto prematuro, el bajo peso del bebé al nacer, cólicos del lactante, la muerte súbita o las infecciones respiratorias. El doctor Francesc Fibla, del Servicio de Prevención y Medio Ambiente del HSJD, afirma que la mayoría de las madres “no dan el paso, bien porque no saben cómo hacerlo o por falta de información sobre los efectos que el tabaco puede tener sobre su futuro hijo”.

El estudio también destaca que un gran número de madres que abandona el tabaco durante el embarazo lo retoma después del parto. Se trata de un hecho negativo ya que el recién nacido se convierte en fumador pasivo, por lo que es recomendable que se abandone el vicio de forma definitiva. La misma consideración, además, es válida para el padre que también afecta al recién nacido si fuma, convirtiéndole en fumador pasivo.

Aunque los resultados obtenidos por el Hospital San Joan de Déu, el único de España que colabora en la investigación,  son todavía preliminares destacan ya algunos datos relevantes. De los 90 casos analizados hasta el momento un 15 % de las embarazadas que sí fumaban habían abandonado el tabaco antes de quedarse embarazadas, mientras el 28% de ellas continuaban fumando. De este grupo que no abandonó el tabaquismo, una de cada cuatro no disminuyó el número de cigarrillos durante el período de gestación.

Faltan por ver los resultados definitivos del estudio, pero por el momento parece ser que se confirma la relación entre tabaquismo y enfermedades que afectan al feto. Un hecho que debería servir para concienciar a las embarazadas del efecto nocivo que fumar puede tener sobre el feto y el recién nacido.

Autor: Isabel Rey

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *