Mobile porn - Watch porn - free porn - porn - free porn - Porn Movies - HD Sex Porn - HD Sex Porn

Dar el pecho: Descubre los apósitos a base de glicerina para aliviar las molestias

Para muchas madres, amamantar a un hijo es una fuente de satisfacciones. El hecho de alimentar al bebé con leche materna y contribuir en primera persona a su crecimiento, afianza el vínculo entre madre e hijo y tiene efectos muy positivos sobre la salud del recién nacido.

Sin embargo, optar por la lactancia no es un camino de rosas. A los inconvenientes de los horarios se puede añadir una complicación incómoda y dolorosa: la aparición de grietas en los pezones. En el presente artículo, vamos a explicar las causas de esas grietas y cómo tratarlas.

¿Por qué surgen grietas en los pezones?

Las grietas son heridas ocasionadas por la lengua y las encías del bebé en el momento de succionar el pecho de la madre. En circunstancias normales, las madres lactantes no deberían sentir dolor en los pezones. Amamantar en sí no produce molestias y si eso ocurre es porque algún aspecto está fallando. Las posibles causas de esas heridas son:

Mala posición de la boca: el bebé debe tener la boca bien abierta y succionar gran parte de la aureola inferior. De esta manera, el roce no se concentra únicamente en el pezón y no se producen grietas. A eso se le denomina “agarre asimétrico”, porque la boca del bebé concentra su presión sobre la parte inferior de la aureola y evita la fricción directa sobre el pezón.
Cuidado con los labios del bebé: deben estar evertidos, es decir, ligeramente doblados hacia afuera. De esta manera, disminuye el roce de la encía sobre el pezón.
Posición incorrecta de la madre durante la lactancia: la mejor posición para dar el pecho es estar ligeramente recostada hacia atrás. No es conveniente reclinarse hacia adelante ni mantener la espalda demasiado recta. Lo más recomendable es buscar una postura cómoda, de manera que sea el propio bebé el que alcance el pecho de la madre de forma natural. La postura semiacostada también es buena.
Frenillo sublingual: los bebés con el frenillo corto tienen falta de movilidad en la lengua, lo que puede derivar en una succión incorrecta.
Apósitos Nursicare, una solución para las grietas.

Cuando las grietas en los pezones aparecen, el acto de amamantar al bebé puede convertirse en un suplicio. Una buena solución es aplicar apósitos Nursicare, unas almohadillas con glicerina que alivian las molestias y favorecen la cicatrización de las grietas.

Además de la glicerina, los parches contienen una substancia limpiadora y una membrana absorbente. El efecto es triple:

  • Eliminan las causas de las infecciones.
  • Facilitan la correcta ventilación de la zona agrietada.
  • Ayudan a cicatrizar las partes afectadas.

Los apósitos para el dolor de grietas son muy absorbentes, no se rompen ni dejan residuos sobre las heridas. De esta manera, se incrementa su poder de higiene frente otros productos. La utilización de Nursicare acelera la curación de las grietas y favorece que la lactancia materna se prologue, ya que muchas madres acortan los periodos a causa del dolor provocado por las grietas.

Los apósitos pueden comprarse cómodamente desde casa. La empresa dispone de una tienda online que efectúa entregas por mensajero en 24-48 horas, y sin coste añadido. En la página web pueden conocerse cuatro casos reales de madres que han solucionado sus grietas en los pezones gracias a Nursicare.

¿Pueden evitarse las grietas en los pezones?

Tanto las doulas (mujeres que ofrecen apoyo emocional a las madres) como las IBCLC o asesoras de lactancia, conocen la dificultad de prevenir la aparición de heridas en los pezones. Al tratarse de un problema de origen “mecánico”, derivado del movimiento de succión, las posibles medidas preventivas pasan por corregir el agarre del niño durante la lactancia y enseñar a las madres a buscar una postura cómoda en el momento de amamantar.

Por su parte, las matronas o comadronas recomiendan a las madres que no aguanten el dolor, sino que tomen soluciones desde el primer momento en que se presentan las molestias.

Algunas medidas que pueden ayudar en esta labor son:

Extraer un poco de leche con el extractor antes de la toma. De esta manera, el pecho está más blando y facilitará el agarre del bebé. Hemos de tener en cuenta que los pechos llenos de leche están muy hinchados y pueden dificultar las maniobras del recién nacido durante la lactancia. Otra solución es aumentar la frecuencia de las tomas, con la finalidad de que el pecho no se llene completamente de leche.
No lavar el pezón con jabón antes y después de las tomas, porque podría irritarse todavía más. Es mejor limpiarlo suavemente con una gasa esterilizada humedecida, dejarlo secar y colocar después los apósitos. Algunas personas aplican unas gotas de la propia leche o aceite de oliva sobre las heridas con buenos resultados.
Empezar a amamantar con el pecho menos dolorido: al inicio de las tomas, los bebés succionan con mucha fuerza para saciar el hambre, por eso es conveniente que empiecen primero por el pezón menos agrietado.

Más sobre: bebe | madre | pecho | pezones |
  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *