¿Cuánto cuesta ser padres? ¿Cómo puede ayudaros un préstamo personal?

Todos los padres saben lo complicado que resulta formar una familia.

Aunque las satisfacciones que reportan los hijos suelen compensar los esfuerzos, las responsabilidades y obligaciones ejercen un peso importante en la balanza. Otro aspecto que no se puede obviar es el de la economía. Criar a un hijo comporta una serie de gastos y, si se tienen más de uno, la inversión, por descontado, se multiplica.

Pero, ¿cuánto cuesta tener un hijo?, ¿realmente es tan caro aumentar la familia? Las asociaciones de consumidores han contabilizado con precisión el gasto anual vinculado a los hijos. Tanto en el primer año de vida como en las posteriores etapas de crecimiento la inversión es más que considerable; por eso, para muchos padres, la única solución es conseguir un préstamo personal.

 

 

Créditos online

Una de los productos financieros al que recurren con mayor frecuencia las familias es el préstamo rápido online.  Este tipo de crédito, que apareció con la crisis, ha resuelto muchas situaciones de apuro económico. En un principio surgió para solucionar imprevistos o faltas de liquidez puntual, pero poco a poco ha cobrado otro sentido. En la actualidad es un recurso habitual para financiar gastos programados, como puede ser afrontar una maternidad.

La principal ventaja de los préstamos online es la rapidez. El funcionamiento de las empresas de crédito está totalmente automatizado, de manera que en cuestión de pocos minutos los solicitantes pueden tener el dinero en sus cuentas. Además, son préstamos sin papeleos, que no precisan nóminas ni avales. Esto acelera los procesos y facilita una financiación sencilla y eficaz.

Las cantidades máximas y los plazos de devolución varían en función de la entidad. Por lo general, la cifra máxima para los clientes nuevos es de 300€ y para clientes antiguos, 900 euros y ha de retornarse en el plazo de un mes.

¿Cuánto cuesta tener un hijo?

La crianza de un hijo comporta una diferente tipología de gastos. Cada padre hará de más y de menos e intentará ajustar el presupuesto al máximo, pero hay inversiones que resultan ineludibles.

  • Acondicionamiento de la casa, cochecito y accesorios

La llegada de un bebé obliga a realizar algunos cambios en la casa. De entrada, se ha acondicionar la habitación del niño y comprar los muebles y accesorios necesarios. Otros gastos posibles son el cochecito, la trona, el parque o la hamaca. Muchos padres consiguen estos artículos en el mercado de segunda mano pero, por pequeña que sea la inversión, el gasto puede superar con facilidad a los 1.000 euros.

  • Pañales e higiene

La higiene del bebé se lleva una parte considerable del presupuesto. En la primera etapa, los bebés pueden consumir entre 6 y 8 pañales al día, lo que equivale a 3 ó 4 paquetes de pañales grandes al mes.  A este gasto hay que añadir los jabones, cremas hidratantes, toallitas y colonias. Aunque optemos por productos de marca blanca, el desembolso difícilmente bajará de los 100 euros al mes.

 

 

  • Alimentación

Las madres que tengan la posibilidad de amamantar a sus bebés se ahorrarán una buena cantidad de dinero. Las leches maternizadas son caras, especialmente las que se adquieren en farmacia (unos 20 € el bote). Si con el tiempo añadimos potitos, cereales o papillas, el gasto mensual se acercará también a los 100 euros.

  • Gastos médicos

Por regla general, los bebés suelen requerir atención médica de forma habitual. Aunque las visitas al pediatra sean por motivos leves, siempre comportan algún gasto en medicinas, que no siempre cubre la Seguridad Social. Lo mismo ocurre con las vacunas: no todas están subvencionadas. Si a todos estos gastos añadimos un pediatra privado o contratamos una mutua, el presupuesto se incrementa considerablemente. Es difícil cuantificar el gasto porque depende de cada niño y de cada situación familiar, pero podríamos estar hablando de entre 50 y 150 € de gasto al mes.

  • Ropa y complementos

Aunque muchos bebés heredan la ropa de hermanos o conocidos, siempre hay alguna prenda que se adquiere o que debe substituirse a causa del desgaste. Eso ocurre principalmente con la ropa interior. En la primera etapa de la vida, el crecimiento obliga a cambiar la ropa con frecuencia por prendas más grandes y lo mismo ocurre con el calzado. En este apartado, el gasto anual puede situarse entre los 600 y los 1.000 euros.

  • Guarderías

Pero la principal fuente de preocupaciones para los padres es el pago de las guarderías. Acceder a una plaza en una guardería pública no resulta fácil, y si no se puede recurrir a los abuelos, la única salida será un canguro o un centro privado. El precio de las guarderías privadas depende mucho de cada zona geográfica. En Barcelona, una de las capitales más caras de España, la plaza en una privada puede llegar a los 400 € al mes.

Si tenemos en cuenta todos gastos mencionados, podemos concluir que el primer año de vida de un bebé puede alcanzar tranquilamente los 9.000 euros de gasto. A medida que el niño crezca, algunos de estos gastos desaparecerán (pañales) pero se añadirán otros igualmente abultados, principalmente relacionados con la educación.

Imágenes: Pixabay

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *