Consejos para proteger tu espalda estando embarazada

yoga

Si de algo padecen las embarazadas durante los nueve meses que tardan en traer su bebé al mundo es de problemas de espalda. Y digo “padecen” porque aunque los ginecólogos suelen repetir una y otra vez que el embarazo no es una enfermedad, muchas madres afirman que se le parece bastante. Claro que, nada que decir ante la gran recompensa final.

Los dolencias en la espalda de la mujer embarazada, tienen más razones que el sencillo hecho de cargar con peso en el bajo vientre, desviando su habitual equilibrio. Las hormonas, a las que se suele acudir en temas femeninos, también juegan aquí un papel importante.

Cuando se comienza a desarrollar la vida en el útero materno, todo el cuerpo de la madre va adaptándose para dar cobijo al bebé. Lo hace de forma natural, instintiva, como si un ingeniero lo hubiera programado paso a paso. La columna vertebral se modifica con dos objetivos. El primero, del que se encarga la progesterona es el de relajar los músculos, aumentar la temperatura corporal e implementar la eficacia en el almacenaje de grasa corporal.El cuerpo se va haciendo más flexible, más caliente y va alimentándose para dos, como se suele decir. Por otro lado, los estrógenos ayudan, incrementando la movilidad de las articulaciones y reteniendo agua.

embarazo

En el extremo se puede llegar a la lesión, produciéndose subluxaciones tanto de columna como de la pelvis. Se dice que se ha producido una subluxación cuando las articulaciones no están alineadas y llegan a rozar, produciendo gran dolor e irritación.

Por supuesto que nadie puede evitar un pinzamiento nervioso imprevisto, pero si se puede ofrecer algunos consejos que contribuyan a una mejor salud postural. Si se tiene cuidado se pueden evitar el dolor e incluso el reposo, puesto que, como se sabe, muchos tratamientos y medicinas están prohibidas hasta el alumbramiento. Toma nota y sobre todo, no te saltes ni un de estos consejos.

  • Estira toda la espalda a diario, desde la zona cervical a la lumbar.
  • No levantes peso. No es una leyenda urbana. Es una realidad: caminar con bolsas pesadas o agacharse para alzar algún objeto puede producir un pinzamiento o subluxación grave.
  • Fortalece los músculos de la zona pélvica mediante Yoga o Pilates. Si no puedes acudir a clase, busca una buena tabla de ejercicios.
  • Evita las posturas prolongadas.
  • No lleves tacones. Son un peligro para tu columna aun cuando no estés embarazada.
  • Evita ponerte en jarras, inclinando hacia delante la pelvis.
  • Si tienes otro hijo, que vaya de la mano o en el carrito de bebé.
  • Cuando estas tumbada y quieres incorporarte no fuerces los músculos de tu abdomen. Dobla las rodillas, gira hacia un lado y empuja con tus brazos.
  • Evita girar tu columna sobre tu pelvis, como por ejemplo cuando vayas a salir del coche. Rota con todo tu cuerpo.
  • Y, por supuesto, acude a un quiropráctico a revisarte.

ata poouramini 3

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor del libro “Tú eres tu medicina.

 

Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Más sobre: dolor espalda | embarazada | embarazo |
  • porno porno Sex izle hd Porno Porno HD Seks porno izle
  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>