Consejos para las mamás primerizas

Si acabas de ser mamá por primera vez y las dudas se apoderan de tu mente, queremos darte unos consejos para que disfrutes de la experiencia al máximo y para que seas una mamá increíble para tu peque -más de lo que ya eres-. A todos nos viene bien una “ayudita” de vez en cuando, que nos guíen cuando nos sentimos confusos o algo perdidos. ¿Madre primeriza? Sólo necesitas saber un par de cosas importantes e ir aprendiendo poco a poco, a tu ritmo y al del bebé. No te angusties, no es tan difícil como crees. Y sobre todo, recuerda que no tienes que aprenderlo todo de golpe.

Seguramente sientas felicidad y miedo a la vez, algo normal en todas las madres primerizas. El mejor consejo que podemos darte es que te relajes y disfrutes, que vivas poquito a poco saboreando todo lo que te rodea. Y a su vez, irás dándole el cariño que tu bebé se merece, de forma natural y espontánea.

 

 

 

  • Dar el pecho a tu bebé: la lactancia materna es el mejor regalo que una madre puede hacerle a su bebé. Y a sí misma. Es una experiencia única que viviréis juntos una y otra vez durante unos meses. ¿Por qué darle el pecho? Es el modo de alimentación más natural y beneficioso para el bebé. Se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, y hasta los dos años acompañada de otros alimentos complementarios. Permite el aporte idóneo de los nutrientes indispensables para su desarrollo y crea un vínculo muy estrecho entre madre e hijo. ¿Qué pasa si no podemos? Absolutamente nada. Se trata de una opción muy personal, voluntaria o no según las circunstancias. No debes preocuparte, actualmente existen productos de alta calidad ideales para alimentar a tu bebé, que crecerá al mismo ritmo e igual de sano.

 

  • Hazle caso a tu madre o abuela: ellas ya han pasado por esta situación, y seguro que lo hicieron lo mejor que supieron. Los tiempos han cambiado, pero hay “truquitos” y reglas que perduran. Además, ellas podrán contarte sus errores para que tu no los cometas. No debes seguir a rajatabla sus pasos, pero sí es importante escuchar a la voz de la experiencia. De los demás también se aprende, para bien y, para mal.

 

  • Educa al bebé sin sobreprotegerlo: que el bebé es frágil es algo lógico y de sentido común, pero no hace falta que prohíbas cogerle en brazos al resto de tu entorno. Basta con que si alguien está enfermo no se acerque a él, pues se encuentran en una etapa muy sensible. Este consejo es aplicable a todo su crecimiento, sobreprotegiéndolo no le ayudas. Todos los niños necesitan mimos y amor, pero también experimentar por ellos mismos y disfrutar de su independencia.

 

  • Baña a tu bebe unas tres veces por semana: existe la creencia popular de qué hay que bañar al bebé a diario, pero no es del todo cierto. Con bañarle dos o tres veces por semana ya es suficiente. Bañarle a diario por sistema es un error.

 

  • Compra sólo lo necesario: los bebés no necesitan tanto como crees, ni tanto como te dicen, al menos a nivel de accesorios. Mucho amor, eso sí es importante. Compra lo básico y necesario. A medida que el bebé vaya creciendo, según sus necesidades, puedes ir adquiriendo otras cositas.

 

  • Confía en tu instinto: son muchas las personas que opinan de la vida de los demás a diario, sin contemplación. Lo peor son las que no son objetivas. No te dejes presionar por tu entorno ni por las normas de la sociedad. Cada bebé es un mundo y, al final, tu eres la madre. Estamos biológicamente preparadas para el reto de la maternidad, así que confía en tu instinto y acertarás.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *