¿Cómo almacenar la leche materna?

Tras ser mamá y disfrutar durante unos meses de tu bebé, llega el momento de volver a tu actividad profesional. Es fundamental aprender a almacenar la leche materna al momento de volver al trabajo, ya es una manera de prolongar la lactancia para que el bebé pueda seguir beneficiandose de ella aunque su mamá no esté con él o ella las 24 horas. Es muy recomendable tener alimento de reserva disponible para cualquier ocasión o circunstancia en que la madre no pueda estar presente.

La Academia Americana de Pediatría recomienda la leche materna como única fuente de alimentación para el bebé durante, aproximadamente, sus primeros 6 meses de vida. Una vez introduzcas alimentos sólidos a la dieta de tu bebé, puedes seguir amamantándolo el tiempo que los dos deseéis. Se trata de una decisión exclusiva de la propia mamá y su bebé.

 

Consejos para conservar y almacenar la leche materna

  • La leche materna puede conservarse en temperatura ambiente durante un máximo de 6 a 8 horas.
  • Puedes tenerla almacenada en tu nevera hasta 5 días, así como se recomienda congelarla durante un máximo de 2 semanas.
  • Almacena tu leche materna en pequeñas cantidades y refrigera la leche inmediatamente después de su extracción.
  • Para calentar la leche del refrigerador coloca el biberón en un recipiente de agua tibia. No es seguro calentarla en el microondas, debido al riesgo de que el bebé se queme con la leche caliente.
  • Utiliza envases aptos para uso alimentario para almacenar la leche materna. Estos pueden ser de vidrio o plástico duro, tapas o bolsas especiales para almacenar leche materna. Puedes hacerte con este tipo de productos en tu farmacia de confianza.
  • Si la leche ha sido congelada y descongelada, se puede refrigerar hasta 24 horas para usar después. Nunca volver a congelarla.

 

 

Como limpiar los biberones y los extractores de leche materna

  • Es indispensable que antes de usarlos por primera vez laves y esterilices las tetinas, los biberones y las piezas lavables de los extractores de leche.
  • Tras cada uso, lava los biberones y las tetinas en agua jabonosa. De lo contrario, puedes transmitir bacterias o provocar complicaciones.

¡Importante! La leche materna almacenada puede variar el color porque se separa la parte de la grasa. Debes olerla antes de dársela a tu bebé, si está en mal estado tiene un olor agrio. Debes tomar todas las precauciones antes de alimentarlo para que tu criatura crezca fuerte y sana.

 

 

Imágenes: MadresHoy, SomosMamás, TimminSpress

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *