Claves para compaginar el trabajo desde casa con el cuidado de los niños

Cada día más mujeres trabajamos desde casa, vía internet, aprovechando la posibilidad de compaginar la vida laboral con el cuidado de los hijos. Sin embargo, eso no resulta siempre sencillo, sobre todo cuando no sabes cómo empezar. Te ofrecemos unas sugerencias para organizar tu agenda y compatibilizar bien tus funciones laborales y como madre.

  • Decide qué tiempo vas a dedicar a tu trabajo y sepáralo del que necesitas dedicar a los niños y la casa. Elabora un horario según tus prioridades y procura respetarlo a rajatabla. Lo más conveniente es que te dediques a tu trabajo mientras los niños asisten a clase o están en la guardería, así que enfoca a esas horas tu cometido laboral, o parte de él.
  • No dejes a merced de los niños tu material de trabajo – ordenador, apuntes, informes, etc.- para evitar que puedan estropearlo. Esos detalles forman parte de mantener separadas ambas facetas, la de madre de familia y la de profesional, y te evitará muchos disgustos.
  • El tiempo que dediques a tus hijos, hazlo relajada y sin pensar en los problemas del trabajo. Enséñales a compartir las tareas domésticas que estén a su alcance, para ir acostumbrándoles desde pequeños. Haz que recojan ellos sus juguetes o que te ayuden a poner la mesa, por ejemplo. Es el modo de hacerles responsables y autosuficientes, a la vez que ganas tiempo.
  • Utiliza prendas de fácil lavado para estar en casa, tanto para ti como para los niños. De ese modo, te ahorrarás problemas para sacar manchas o cuidar de la ropa.

Mother and baby with laptop

  • Cuida que los espacios de encuentro familiar no estén recargados de muebles y objetos que puedan romperse. Así podrás evitar accidentes mientras juegan, y no tendrás que ocuparte de limpiar demasiado.
  • Aún cuando los niños estén ocupados en sus cosas, no intentes dedicarte a tu trabajo cuando estés con ellos. Es difícil que puedas concentrarte, si pueden interrumpirte en cualquier momento y, además, te impide estar atenta a cualquier imprevisto o necesidad que les pueda surgir.
  • Haz que las comidas sean sanas y fáciles de elaborar. No te compliques con recetas laboriosas, pensando que tienes tiempo. Los niños suelen preferir comidas sencillas y, en realidad, aunque estés en casa estás cumpliendo con la doble función de trabajadora y madre. Ahórrate el tiempo que puedas para estar menos estresada.
  • Sal a diario a pasear o a llevar a los peques al parque. El aire libre te ayudará a relajarte y a relajarles. Intenta no quedarte todo el día en casa con los niños.
  • Distráelos con juegos o actividades tranquilas y divertidas. Comparte un rato con ellos, enseñándoles que pueden pasarlo bien sin necesidad de alborotar o quedarse ante la pantalla del televisor. En cuanto aprendan a manejar su ocio con cosas que les gustan y no molestan al resto de la familia, te dejarán más tiempo libre.
  • Prepárate para no perder los nervios si surgen imprevistos que te retrasan. Tómalo con filosofía en esas ocasiones, y no añadas más drama a una situación apurada. Intenta disponer cada día de un ratito para ti misma, para tus aficiones o para poder relajarte, porque eso te ayudará a sentirte más equilibrada en los momentos de tensión.

Ante todo, no te dejes llevar por el estrés, conciénciate en que puedes hacerlo sin que eso suponga que los demás no deban ayudarte y relega en otras personas el cuidado de tus hijos cuando lo necesites. Que puedas trabajar en casa no significa que trabajes menos, bien lo sabes ¡No te desanimes y adelante!

Imágenes: pixabay

Autor: Lola Romero

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *