Zanahorias al limón

Un entrante, de pocas calorias, baja dificultad y bajo coste que seguro sorprende a más de uno y que se prepara de forma muy sencilla y sin apenas ensuciar la cocina. Además, otra virtud indiscutible de este plato sano y fresco es que se puede utilizar como adorno, ensalada o merienda. Su ingestión nos protege contra la acción destructiva de los radicales libres, unos agentes producidos por causas externas, como la contaminación o por causas internas del propio organismo, que atacan nuestras células produciendo enfermedades degenerativas, como un prematuro envejecimiento, la mala salud arterial o el cáncer.

Comer zanahorias nos ayudará a disminuir el colesterol y prevenir la arteriosclerosis. Es un elemento alcalinizante, que ayuda a depurar la sangre. También constituyen un buen recurso, en caso de poseer gusanos intestinales. Se puede comer media taza de zanahoria rallada en ayunas y dejar una hora y media el estómago vacío para que esta se digiera bien. Realizar este tratamiento durante 4 o 5 días puede eliminar los molestos parásitos.

Ingredientes:

  • 600ml de agua
  • 450g de zanahorias
  • 1 manojo de hierbas
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • una pizca de nuez moscada molida
  • 1 cucharada y media de mantequilla
  • 1 cucharada de harina
  • sal y pimienta negra molida

Elaboración:
Poner a hervir el agua en una olla grande.
Pelar y cortar las zanahorias en rodajas finas y añadirlas al agua, junto con las hierbas, el limón, la nuez moscada, un poco de sal y pimienta y dejar cocer a fuego lento hasta que la zanahoria esté tierna.
Escurrir las zanahorias y guardarlas bien tapadas. Hervir el líquido restante a fuego fuerte hasta que se reduzca a 300ml.
Tirar el manojo de hierbas.
Poner 1 cucharada de mantequilla y la harina en un bol y mezclarlas con un tenedor.
Echar la mezcla, poco a poco, en el líquido que sigue cociéndose.
Y dejar en el fuego 3 minutos más, hasta que las salsa se haya espesado.
Volver a echar las zanahorias a la olla, calentarlas bien con la salsa y apartarlas del fuego.
Añadir el resto de la mantequilla y servir enseguida.

Autor: Redaccion

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *