‘Vaginas: instrucciones de uso’

Un perfecto manual de ginecología imprescindible para todas las chicas y mujeres. No apto para hipocondríacas.

La doctora Carol Livoty, ginecóloga con más de 30 años de experiencia, y su hija, Elisabeth Topp, son las autoras de “Vaginas: instrucciones de uso”. Un libro que revela todos los secretos anatómicos, sexuales y médicos que esconde la vagina.

El título no puede ser más esclarecedor ¿A caso no es de vaginas que hablan todos los libros? Pues este lo hace con pelos y señales.

Trata desde el período hasta la menopausia y todas las situaciones que se dan físicamente por el hecho de ser mujer: el sexo, el ginecólogo, el aborto, la anticoncepción, la reproducción, las enfermedades de transmisión sexual y otras relacionadas con el aparato reproductor femenino.

En tono didáctico, claro y en ocasiones humorístico, la doctora Livoty y su hija responden a las preguntas más usuales que nos hacemos las mujeres y también amenizan la lectura con “el rincón de anécdotas de mamá”, recuadros con curiosidades de las experiencias desde la consulta, que se intercalan con el texto en cada página.

“Vaginas: instrucciones de uso”, por su práctico contenido, es un libro ideal para tener en nuestra biblioteca. Nunca se sabe cuando tendremos la necesidad de consultarlo, además contiene un índice temático recurrente en caso de urgencia de información.

Livoty recalca la importancia del conocimiento de nuestro mecanismo interior, tanto por temas de salud como de sexo. También señala la importancia de acudir al ginecólogo periódicamente y sin temor, ya que la salud de nuestros genitales es más importante de lo que parece.

Si tienes vagina te interesa el tema. Si no has tenido ocasión de tomar clases de educación sexual o tienes interés en ampliar tus conocimientos en la materia, este es tu libro.

Quizás no es el más indicado para leer en el metro, ya que puede suscitar las risitas inquietantes de púberes en plena fase de explosión hormonal, y especialmente a ellos les recomendamos su lectura, pues no tiene desperdicio.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *