Una piel bronceada sin sol

Los autobronceadores se han convertido en el sustituto del sol natural para lucir morena en cualquier estación sin los riesgos de la directa exposición a los rayos ultravioleta.

Existen todo tipo de productos autobronceadores en el mercado, desde las míticas toallitas autobronceadoras, que recuerdan a las de los bebés, hasta cremas, geles y fórmulas en spray ¿Pero cuál es el secreto?

Los autobronceadores actúan en la capa superficial de la dermis, oxidándola y ofreciendo así el efecto del bronceado. Su aplicación es inocua y no supone ningún riesgo para la piel, ya que los agentes bronceadores son partículas de mayor tamaño que las células superficiales de la dermis y por ello es imposible que penetren hasta las capas internas.

Su efecto dura una o dos semanas, lo que tarden en regenerarse las células muertas de nuestra piel de manera natural. Además, los productos autobronceadores aportan vitaminas A, C y E a la piel, a la vez que la hidratan para que esté más tersa y suave.

Para conseguir unos resultados óptimos hay que aplicar los autobronceadores de manera uniforme, exfoliar la piel antes de su aplicación, justo después de la ducha, y tener en cuenta que las distintas partes del cuerpo no se broncean con la misma intensidad, por lo que unas requieren más tiempo de actuación del producto que otras.

Una alternativa a los autobronceadores son las cabinas de bronceado. Son espacios donde cabe una sola persona y con sólo presionar un botón un spray se aplica por todo el cuerpo obteniendo un bronceado instantáneo, en tan sólo 6 segundos. El bronceado se empieza a percibir 4 horas después de su aplicación y alcanza su plenitud a las 12 horas.

Actualmente la fórmula de los autobronceadores se está desarrollando mucho, debido a que con el paso del tiempo se agravan los efectos nocivos provocados por los rayos del sol. Así pues, son una alternativa para evitar el envejecimiento prematuro de la piel y son especialmente indicados para aquellas personas que tengan alergia al sol.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *