Una muñeca igual que tú, ¿hay un regalo más especial?

Existen unas manos capaces de crear una muñeca idéntica a ti. Con tus facciones, tus pecas, tu pelo y tu peinado. Son las manos de Gabriela Casals, que a partir de un retrato hacen un muñeco o una muñeca igual a una persona. Tarda tres meses en crearla.

Se trata de un regalo especial que, por ejemplo, hacen unos hijos a su madre. A partir del retrato de la madre cuando era niña le hacen la muñeca. Según Rafel Ninyerola, el dueño de Les Golfes, una tienda y taller de Barcelona, “estas muñecas también se regalan de padres a hijos”. Les Golfes es “la única tienda en España que hace las muñecas retrato”, trabajo que hacen desde hace “siete u ocho años”. Han creado ya muchas, aproximadamente unas cien: “Se venden unas 10 o 12 muñecas al año” y su precio es de 750 euros.

“No es una pieza creada técnicamente, sino que interviene la sensibilidad del artista”, explica Rafel, y están hechas con pasta de modelar, “no se hacen de porcelana para evitar hacer el molde y para no encarecer el proceso”. Además, al no estar hecha con materiales excesivamente frágiles permiten que se pueda jugar con ellas, no únicamente coleccionarlas. Actualmente, en Les Golfes elaboran muñecos de niños y niñas, sin embargo han empezado a plantearse retratar a adultos, una idea que aún está en el aire.

Referente a las noticias que salieron hace unos días en diversos periódicos sobre el boom de las muñecas clónicas en Estados Unidos, Rafel Ninyerola explica que estas muñecas ya existían, “sólo que ahora ha intervenido la juguetería FAO Schwart (EEUU)”. Nos comenta que el proceso de creación que se lleva a cabo en Estados Unidos es distinto que el de Gabriela Casals: “Allí tienen sólo 15 modelos de caras [para hacer las muñecas retrato]. Pero tienen un gran equipo de peluquería y de vestuario para que se parezca a la persona”. En el caso de Gabriela cada muñeca es “única”.

En su tienda, Rafel tiene otras muñecas, que pese a tener parecidos con niños reales no están inspirados en ninguno en concreto. Son muñecas de gran realismo que están lejos de las grandes cadenas industriales y de las extensas superficies comerciales. Son muñecas especiales creadas a mano y con materiales como la porcelana, el vinilo, la resina, telas e incluso tienen alguna de cartón, como muestra de la evolución del trabajo juguetero. A pesar de que existen muñecas antiguas en los mercados de segunda mano de Europa y de Estados Unidos, Rafel tiene sólo muñecas y bebés nuevos. Creados por artistas como  Didy Jacobsen, Rolanda Heimer, Bettine Klemm, Susi Eimer y Sieglinde Frieske, entre muchos otros.

Este medio de vida, el de los jugueteros, peligra a pesar de que hay mucha gente enamorada de estas muñecas tan pulidas, perfectas y expresivas. Rafel Ninyerola tiene miedo por la continuidad de este oficio y de esta forma de arte. Teme que “esta generación que sube, la generación de la tecnología” no conozca o no sepa apreciar estas creaciones. Existe, además, un problema añadido que Rafel intenta que desaparezca: el tópico de que las muñecas artesanas dan miedo. “En las películas las muñecas inexpresivas, las antiguas, eran las que tomaban vida y daban miedo. Estas son muñecas expresivas que transmiten sentimientos, no dan miedo”.

En todas las casas hay algún muñeco de niño o de bebé. Pero los que vende Rafel son muñecos especiales. Hechos a través de los sentimientos de una persona, no con los programas de una máquina. A todos nos gusta regalar cosas especiales y que hay más especial y personalizado que una  muñeca que sea como tú, o como tu madre cuando era niña, o como tu hermano…. Una pieza única para regalar en estas fechas, un recuerdo para siempre.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Quiero mandar a fabricar una muñeca igual a mi nieta.como me comunico con ustedes para mirar detalles.gracias

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *