Una ama de llaves ‘diferente’ pero eficaz

Gloria Goodfellow (Kristin Scott Thomas) siente que está perdiendo el control sobre su vida. Su matrimonio con Walter (Rowan Atkinson), el párroco del pueblo, no pasa por su mejor momento y Gloria ha buscado consuelo en los brazos de su profesor de golf, Lance (Patrick Swayze). Walter, ocupado en preparar el sermón perfecto, no se ha dado cuenta de lo que siente su esposa, ni es capaz de ver como su joven hija Holly se está convirtiendo en una ninfómana, ni como su hijo Petey es maltratado por los matones del colegio. Pero de repente aparece Grace (Maggie Smith), una nueva ama de llaves con unas ideas algo peculiares a la hora de resolver los problemas de la familia.

Aunque el personaje interpretado por Maggie Smith, con su aspecto dulce y amable, ayuda a cada uno de los miembros de la familia Goodfellow a alejarse de sus problemas, no se puede decir que esta ama de llaves inglesa sea precisamente Mary Poppins. No canta, no baila y aunque sepa usar la imaginación con el joven Petey y tenga siempre a mano una taza de té, los métodos que usa para deshacerse de los problemas, no son precisamente muy éticos.

Secretos de familia, dirigida por Niall Jonson, se presenta como una comedia, pero en ella también hay tintes de drama, que sin llegar a provocar lágrimas, sirven para mostrar la mala situación por la que pasa la familia Goodfellow. El humor que se emplea no es absurdo o facilón, como podría pensarse por la aparición en el film de Rowan Atkinson, muy conocido por su papel de Mr. Bean. Esta es una comedia más sutil, con un humor a veces negro, que aunque no llega a provocar carcajadas, si que hace sonreír.

Como ya hemos dicho, Rowan Atkinson, no interpreta esta vez a un personaje patoso, (aunque tiene sus momentos cómicos en la secuencia del partido de fútbol), pero esto no quiere decir que decepcione en su interpretación. Al contrario, es agradable ver como puede hacernos reír mediante técnicas diferentes de las que usa habitualmente. Por su parte, Kristin Scott Thomas, en el papel de Gloria, sabe mostrar las dudas que asaltan a una mujer que debe elegir entre fugarse con Lance, un amante apasionado, o seguir con su esposo, un hombre más aburrido, pero mejor persona que el profesor de golf.

Pero, sin duda, lo mejor de la película es la extraordinaria Maggie Smith. Es divertido ver como, a pesar de todo lo que llega a hacer su personaje, la actriz es capaz de mostrar siempre el lado más humano y dulce de Grace. Es esa aparente falta de maldad y la buena intención que pone en sus actos, lo que nos hace sentirnos por un momento cómplices de las “soluciones” que Grace da a los problemas de los Goodfellow.

Una comedia ambientada en el ficticio pueblo inglés de Little Wallop y rodada en Cornualles y la Isla de Man que combina, de forma bastante acertada, el humor negro, la ironía y los problemas familiares.

Autor: Veronica Lamas

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. HAY QUE ESTUPIDO NADA DE JUEGOS

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *