The Queen: reina de una nación, reina de corazones

Todo el mundo conoce la imagen de la Reina Isabel II. Una mujer fría, distante, insensible, una mujer de armas tomar. Sin embargo, Stephen Frears, el director de la película The Queen, se ha arriesgado a mostrar su lado más humano a través de una crónica irónica de los días posteriores a la muerte de Lady Di y de la reacción del pueblo, del gobierno y del palacio británico.

La noticia de la muerte de la Princesa Diana, la que fuera la mujer más famosa del mundo, golpea a la incrédula sociedad británica. La Reina Isabel II, incapaz de comprender la reacción del pueblo, se retira al castillo de Balmoral. Tony Blair, recién llegado como primer ministro se encuentra en su papel más difícil, reconectar a la Reina con su pueblo ante la necesidad de la gente de consuelo y de apoyo por parte de sus gobernantes.

The Queen es una buena película en la que se cuenta con sutileza y con un humor muy fino una emotiva tragedia más allá de la muerte de la Princesa de Gales. Se descubre los por que de los comportamientos de la realeza. El film destaca por la conseguida interpretación de Helen Mirren como la Reina, la cual desarrolla un papel excelente, brillante. Curiosa es la relación que establece con el recién llegado Tony Blair. La relación que ambos establecen deja momentos divertidos y de humor irónico. Momentos de comprensión y de entendimiento a pesar de las diferencias ideológicas y sociales que los separan.

Acertada es también la incorporación de material de archivo que dota de un fuerte poder  a la narración.
Ahora sólo queda esperar si a  Isabel II le hace mucha gracia que Stephen Frears haya mostrado su lado más humano, rompiendo así, la imagen que siempre ha  acompañado a la reina.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *