‘Tapas’: sensibilidad y humor para homenajear las historias cotidianas

‘Teníamos muy claro que se tenía que llamar “Tapas” por las tapas de comer y porque nos apetecía que la gente tapara cosas. Ha sido una hija criada con mucho amor, y Juan y yo somos hoy las personas más felices del mundo’. Así de pletórico se presentaba José Corbacho en al presentación de “Tapas” su opera prima como director junto a Juan Cruz. Una historia que entrelaza la vida cotidiana de diversos personajes y que es un canto a las historias que suceden en cualquier barrio un día normal.

“Tapas” refleja la vida de un barrio la cotidianeidad y sencillez de personas normales. Y es que como dice Corbacho, “detrás de cada persona que te cruzas por la calle hay una película. Lo único que tienes que hacer es seguirla y verla. A nosotros nos gustaba mucho explicar las historias de gente muy cotidiana. Vamos a darle protagonismo a gente que nunca lo tuvo”.  El reflejo de esas personas son  Mariano y Conchi, dos jubilados que luchan contra los problemas, Raquel, una cuarentona que vive su amor por Internet, César y Opo, dos jóvenes que planean sus vacaciones y Lolo, un hombre al que abandona su mujer y que gracias a Mao descubre que hay algo más a parte de su trabajo en el bar.

Los momentos de humor se entremezclan con tintes de sensibilidad y drama pero Juan Cruz destaca que “una de las pocas que pretensiones que teníamos en esta película es que el tono fuera absolutamente vitalista. Queríamos escapar un poco del clásico tópico de la película de barrio en la que todo es muy sórdido. Para demostrar que hay otras realidades que no tienen nada que ver con eso”. Y lo han conseguido. El resultado es un esbozo de los historias de los diferentes personajes, relatos de sueños, de tristeza, de esperanza pero que dejan un buen sabor de boca al espectador y le atrapan en sus vidas. Los sentimientos prevalecen en todos los personajes que nos enseñan que lo más importante es vivir la vida y preocuparse de los que te rodean.

Un homenaje a L’Hospitalet
La película es, como destaca Ferran Adrià, “un canto a Hospitalet, nuestra ciudad, y va a ser un icono”. El escenario no es una elección al azar. Los dos directores son de esta ciudad, el famoso propietario de El Bulli, que aparece brevemente haciendo un programa de cocina también, y el tema central de la película está interpretado por otro hospitalense, Antonio Orozco.

José Corbacho se muestra orgulloso de haber grabado en su ciudad. “La podíamos haber hecho en cualquier lugar porque la película habla más de cosas de personas que de cosas de lugares. Pero hacerla allí fue un lujo y Juan y yo la concebimos para grabarla en nuestra ciudad. Fue un lujo que fuimos encadenando con otros como Antonio Orozco o Ferran Adrià. Todo ha sido muy casual, una historia de amor muy bonita. Y ahora que la película llegue a las salas y que sea de la gente, porque llega un momento que las películas ya no son de quien las hace si no de quien las ve.”

Caras conocidas del cine español
Y es que “Tapas” es una película en la que se refleja la pasión que los directores han puesto en el proyecto. Las mujeres de ambos aparecen haciendo un pequeño papel, sus compañeros del barrio, la hija de Juan. Y los actores han sabido reflejar fielmente a unos personajes cercanos y cotidianos en los que la gente se puede ver reflejada. Caras conocidas que consiguen que olvidemos al actor y lo identifiquemos con el personaje, como afirma José Corbacho. Ángel de Andrés, María Galiana, Elvira Mínguez, Rubén Ochandiano, Alberto de Mendoza, Darío Paso. Actores conocidos para el público español y también una de las revelaciones de esta película, el coreano Alberto Jo Lee que se estrena en el mundo de la interpretación dando vida al cocinero chino Mao.

Todos los actores se muestran encantados con el guión de la película y con el rodaje. Darío Paso destaca que le atrapó el guión y que “son historias cotidianas que todos podemos conocer. Los personajes eran muy bonitos, agradables de trabajar. Eran muy cotidianos pero a la vez muy especiales. Y los directores nos permitieron jugar mucho con los personajes, crear”. Para Elvira Mínguez, premio a la Mejor Actriz en el Festival de Málaga, el hecho de que sean personajes cotidianos  “supone una responsabilidad porque los personajes cotidianos son más difíciles de hacer. La garbancera existe de verdad u yo quería que todas las mujeres que se sientan reflejadas estén orgullosas de lo que ven”. Por su parte Rubén Ochandiano, César en la película,  afirma que “ha sido absolutamente placentero contar esta historia, hacer esta película y trabajar con todo el equipo. Pero sobretodo ha sido maravilloso a nivel personal conocer a todos. Esta película me ha embellecido mucho la vida”.

Sorprende el papel de María Galiana, ya que es una jubilada que ejerce traficando con pastillas. La famosa abuela de la serie “Cuéntame” afirma que nunca se hubiera imaginado haciendo de camella pero “ha sido una cosa muy excepcional. Porque cuando leí el guión vi que es una mujer que desconoce la trascendencia de lo que está haciendo, es ignorante. Que se le ha ofrecido la oportunidad de darle a su marido la mejor vida en los últimos momentos que le quedan, porque es un enfermo terminal. Para ella lo más maravilloso es conseguir que él lo pase muy bien. Es una camella por amor.”

Mejor Película en el Festival de Málaga
Con un Premio a la Mejor Película en el Festival de Málaga, inesperado para los directores, “Tapas” enfrenta su estreno el día 13 de mayo con mucha fuerza. De las cincuenta salas en las que se iba a exhibir en principio ya está preparado su estreno en ciento ochenta y cinco salas españolas, y previsto su pase en el Festival de Cannes. Y es que no es de extrañar, porque este canto a las personas sencillas y cotidianas enamora al verla y provoca ansias de querer saber más acerca de lo que pasará con los personajes.

Todas las historias quedan abiertas pero José Corbacho afirma que “Tapas” no tendrá una segunda parte. “Yo creo que no hay una segunda vida. Si “Tapas” es un trozo de vida no tiene porque haber una segunda “Tapas”. Una cosa es que la vida continúe pero yo creo que los personajes, después de ser públicos durante estos meses que les quedan, deben vivir la vida lejos de los ojos de la gente. Que estén los finales abiertos no significan que tengamos que seguir rodando. Nosotros queríamos explicar una historia, rodarla, y lo hemos conseguido.”

Los escenarios muestran la vida del barrio de Santa Eulalia de L’Hospitalet, la música es cercana al espectador, desde el “Ya no me acuerdo” de Estopa hasta el mítico “ Fly Me to the Moon” de Frank Sinatra. Todo ello para reflejar la vida de barrio porque “Tapas” es una pincelada de historias diarias que nos pueden suceder a cualquiera. Un hecho que Corbacho tiene muy presente ““nos dijeron que parece una película de actores secundarios de otras películas. Lo que pasa es que lo bonito es que a veces pones la cámara en un sitio y te das cuenta de que lo importante pasa fuera del encuadre. Pero eso nos pasa en la vida cuando haces una foto, que piensas que la vida es aquello que estás enfocando y la vida te pasa por el lado y no te das cuenta”. Un homenaje a todas esas personas anónimas de que viven el día a día luchando por sus sueños.

Autor: Isabel Rey

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *