¿Sofocones con el calor del verano? Todos los consejos para que este año no te derritas con el sol

¿Eres de la que te agobias en cuanto llega el buen tiempo? ¿Te agobia el calor de una forma exagerada? ¿No quitas el aire acondicionado durante los meses de más calor? ¿Estás ya deseando que llegue el invierno? Pues no te preocupes, porque este año será diferente. Nosotras te traemos damos unos consejos para que puedas evitar el calor ¡y disfrutar del veranito!

Y es que no sólo es la sensación agobiante de calor, sino que en esta época del año existe más riesgo de deshidratarse y tener la presión arterial más baja. Toma nota de las recomendaciones que te proponemos Nosotras, y evita los sofocones del verano que impiden que puedas disfrutar de él. 

Pero, ¿por qué nos encontramos mal con el calor? Las altas temperaturas producen en el aparato cardiovascular deshidratación y malestares relacionados con el descenso de la presión arterial. Los síntomas más comunes son la sed, la fatiga, la disminución del apetito, los mareos, la disminución de orina, la pérdida de fuerza e incluso la sensación de desvanecimiento.

Si te sientes así, Nosotras te damos unas recomendaciones para evitar el golpe de calor este verano:

  • Hidratarse adecuadamente durante toda la época de verano: beber al menos 2 litros de agua diarios.
  • No iniciar dietas adelgazantes extremas, ingerir alimentos variados, ricos en proteínas magras, vegetales, frutas y abundante líquido.
  • En caso de realizar ejercicio físico importante, beber 1 ó 2 vasos de líquido 15 minutos antes e intentar beber líquido mientras ejercita, cada 15 minutos también.
  • Al final de practicar deporte, beber líquido aunque no se tenga sed. Se calcula que al ejercitar debe beber entre 3 y 6 vasos por hora.

Beber 2 litros de agua al día es la base para evitar los golpes de calor

  • Si eres una persona hipertensa, debes tener cuidado al elegir bebidas que puedan tener excesivo sodio.
    Además, es aconsejable evitar las bebidas con cafeína y gaseosas.
  • Usar ropa cómoda, holgada, de algodón que facilite la evaporación de la piel. Aunque se suele recomendar utilizar gorro bajo el sol, debes evitarlo durante mucho rato e ir quitándotelo para favorecer la evaporación del exceso del calor corporal, sobre todo si estás practicando deporte. Puedes optar también por colocarte un pañuelo mojado en la cabeza.

Así, la mejor forma de evitar los golpes de calor es la prevención: evitar la deshidratación, beber suficiente líquido, y consultar al médico por si considera necesario adecuar dosis de medicamentos. Por otro lado, el verano es una época del año donde las fiestas, las comidas y el alcohol forman parte de casi todos los días, y deben vigilarse también los excesos. Intenta evitar la ingerir mayonesa, salsas cremosas, carne excesivamente grasosa, embutidos y dosis altas de alcohol. En cambio, a tu cuerpo le sentarán genial las ensaladas de fruta y los líquidos.

La fruta, tu mejora aliada en verano

Existen, además, alimentos naturales que ayudan a evitar el agotamiento por el calor:

Menta: una infusión de una cucharada de hojas secas de menta por vaso de agua es muy adecuada para rebajar la temperatura y restaurar los líquidos perdidos por el calor.
Regaliz: constituye un remedio para bajar la temperatura corporal, y es muy útil para evitar el agotamiento por el calor y la deshidratación en veranos muy calurosos. Con las raíces de esta planta se prepara el agua de regaliz, un remedio eficaz para quitarla sed y mantenernos frescas.
Arroz: el agua de arroz ayuda a rehidratar el organismo y constituye un remedio de lo más refrescante. Es ideal para quitar la sed.
Tomate: por su contenido en agua y su riqueza en minerales, el jugo del tomate es perfecto para el tratamiento de la pérdida del líquidos y de sales minerales que ocasiona el calor.

Aficiónate al zumo de tomate y plántale cara al calor del verano

Además, durante esta época del año hay que vigilar con los cortes de digestión. Te proponemos algunos consejos para que este verano no tengas un susto en tus vacaciones:

  • Respeta un período de tiempo prudencial (2 horas) antes de sumergirte en el agua, especialmente después de una comida copiosa.
  • Evita bañarse o ducharse, mientras se está haciendo la digestión, con agua fría.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura corporal. No entres de forma súbita en el agua después de una exposición prolongada al sol o de una intensa actividad física. Entra de forma progresiva en el agua para que el organismo se vaya adaptando al cambio de temperatura.

Ten cuidado con los cortes de digestión: no te metas en el agua después de comer ni de manera brusca

  • No bebas líquidos muy fríos de forma rápida después de haber realizado un ejercicio intenso.
  • Sal del agua si sientes escalofríos intensos, náuseas, alteraciones en la visión o zumbido de oídos, así como enrojecimiento intenso de la piel. Una vez fuera del agua abrígate bien.

Sobre todo, ahora que los días son más largos, aprovecha para practicar deporte al menos tres veces por semana, llevando a cabo correctamente las recomendaciones para evitar el golpe de calor, y vigilar con los excesos de comida y alcohol, que pueden afectar a nuestro organismo sobre todo en esta época del año. Así que ya sabes, prepárate para el veranito, elige buena compañía para pasar tus vacaciones y disfruta de la época más esperada del año ¡sin que el calor te estropee tus planes!

Autor: Elisabet Castillo

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *