Sobredosis de romanticismo en ‘Tristan & Isolda’

El origen de la leyenda de Tristán e Isolda se remonta a un relato celta que describía el romance entre una princesa inglesa y un guerrero irlandés.

Tras la caída de Roma, los jefes militares de Inglaterra mantienen a raya a las fuerzas del rey irlandés Donnchadh. Como parte del acuerdo para tratar de reestablecer la paz, un valiente caballero inglés llamado Tristán participará en un torneo para ganar la mano de Isolda, la hija de un monarca irlandés que deberá entregar a su rey, Lord Marke.

Aunque hay diversas versiones sobre la leyenda de Tristán e Isolda, la película se queda con la más romántica: un amor condicionado por una multitud de obstáculos que obligará a la pareja a ocultar su romance. Aunque yo no consideraría mantener en anonimato un romance regalándole a la chica una pulsera hecha a mano por el enamorado en medio del mercado del pueblo y a escasos metros el marido de ésta… El director se toma ciertas licencias en la historia como el trágico accidente que pornolar izle mobil seks rokettube sufre Lord Marke al salvar a Tristán de niño en el que se le amputa la mano. Un efecto especial muy propio del siglo XX lleno de acción y sangre.

La interpretación de los guapos y aseados protagonistas, James Franco y Sophia Myles, queda eclipsada por la de un buen elenco de secundarios donde brillan con luz propia Rufus Sewell y David O’Hara.

La película es espectacular con grandes luchas pero también ñoña con diálogos melodramáticos y melosos. No recomendable para ir con la pareja, el novio se os dormirá en la butaca del cine.

Autor: Mireia Egea

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *