Semana Santa en el desierto: Egipto, Yemen y Mauritania

¿Has comenzado a pensar qué harás esta Semana Santa? Pues a qué esperas, luego se te echa el tiempo encima y ya es demasiado tarde. Todo está reservado: no hay vuelos, no hay trenes, no hay hoteles libres…

Des de aquí os proponemos una Semana Santa poco cristiana pero muy atractiva. Os proponemos visitar algunas zonas del planeta donde la religión imperante es la musulmana. Zonas desconocidas para muchos de los occidentales pero no por eso poco misteriosas. Culturas ricas y ancestrales se encuentran perdidas en medio de desiertos y entre los zocos de algunas ciudades remotas. Imagínate descubriendo estos parajes con tu familia, tus amigos o tu pareja.

Una ruta guiada por  varias ciudades a través del desierto. Te vamos a proponer varias rutas para que dejes volar tu imaginación y luego deliberes si lo quieres vivir en primera persona o seguir soñando. Piensa en Egipto, país de faraones y de grandes imperios. Piensa en ti, vestida con bermudas, bajo el sol, en el desierto Occidental, al sudoeste de El Cairo. Allí puedes encontrar pequeños oasis aislados; un mundo olvidado lleno de sorpresas: baños de agua caliente, pueblos medievales construidos en adobe, tumbas faraónicas por descubrir, el imposible paisaje del desierto Blanco y unos habitantes que todavía reciben al visitante con curiosidad. Y está claro que no puedes pisar tierras egipcias y marcharte sin conocer el Valle del Nilo y esas ciudades que alberga, gloriosas en su tiempo, y descender por río en un barco de vela.

Sigue pensando en ti, pero esta vez olvida el Nilo y el barco de vela. Estás en un 4×4 recorriendo las ciudades del país de la Reina de Saba: Yemen. Con una extensión de más de 200.000 Km2 y situada al Sur de la península Arábiga, la República Árabe del Yemen, limita con Arabia, el Mar Rojo y el Índico. A pesar de la posición estratégica que ocupa en la Península Arábiga, Yemen ha sido un territorio históricamente aislado, por lo que mantiene vivas algunas de sus tradiciones ancestrales y una brillante arquitectura. No obstante, su desarrollo en 20 años ha sido sorprendente y, en nuestro recorrido podremos comprobar cómo, incluso su actitud hostil hacia los extranjeros en siglos pasados, ha cambiado por una hospitalidad, que les lleva a compartir todo lo que tienen con los que llegan de fuera, sólo a cambio de respeto en sus tradiciones y costumbres.

Por tradición, costumbre y necesidad, en Mauritania, las tribus  hacen toda su vida en el desierto. Dormir entre dunas es una experiencia que tú también puedes tumbarte sobre la  arena y contemplar por la noche el cielo abierto y las estrellas, que sirven y sirvieron cómo brújula para muchos viajeros que hacían ruta por el Sáhara. Mauritania es esa zona del gran desierto donde las dunas chocan con el océano. Encrucijada de civilizaciones, Mauritania fue escenario de numerosas y épicas caravanas. Este recorrido da la oportunidad de visitar una de las últimas zonas vírgenes del mítico Sáhara. Chinguetti, ciudad santa enterrada en la arena, las montañas del Atar ó el parque del Banc D’Arguin, custodiado por los celosos Imraguen, son algunas de las propuestas de este viaje de en sueño.

Un viaje de estas caracteristicas no se repite muchas veces en la vida. Coger el tren cuando pasa por tu estación es mejor que dejarlo escapar y arrepentirte. Estos destinos y otros semejantes, de aventura por países lejanos, puedes consultarlos en la web de Viajes Trekking y Aventura, Prefieres viajar o seguir soñando.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *