Seguros familiares, ¿para qué sirven?

Dicen que los 30 son los nuevos 20 y que lo importante es vivir el momento y no preocuparse por lo que vendrá. Pero también dicen que más vale prevenir que curar. A veces, nos refugiamos tanto en el presente por miedo a lo que pueda pasar el día de mañana, que obviamos cuestiones vitales. Es importante que tomemos ciertas decisiones, ya que nunca sabemos lo qué nos deparará el futuro. Estamos hablando de los seguros: seguro de vida, seguro de accidente, de dependencia… Sí, sí. Sé que puede resultar un poco extremado pensar ahora en eso, pero si tienes un colchón bien mullidito preparado, todo resultará mucho más fácil.

En concreto estamos hablamos de los seguros familiares, ya que llegada cierta edad empezamos a replantearnos cuestiones que hasta entonces no nos habían quitado el sueño. Cuando nos casamos, compramos una casa, formamos una familia… siempre intentamos que todo vaya lo mejor posible. Sin embargo, las cosas no siempre salen como nos gustaría y nos vemos envueltos en situaciones que nos hubiese gustado evitar. Es ahí cuando entran en juego los seguros familiares: 

Seguros de vida

Por muy escalofriante que suene, a todos nos llega la hora en algún momento. Por eso tenemos que tener presente cómo afrontarán la situación nuestros seres queridos. Si tramitas un seguro de vida, tienes la tranquilidad de que tu familia quedará cubierta económicamente si falleces de forma repentina o en caso de que quedes incapacitado. Cuanto más alta sea la cantidad de indemnización pactada, mayor será la póliza a abonar cada año.

 

Seguros de accidente

Estas pólizas son las preferidas por las personas que realizan trabajos de riesgo y quieren proteger alguna parte de su cuerpo. Por muy prudente que seas al volante, nunca sabes si te encontrarás algún loco en la carretera. Un seguro de accidente ofrece una compensación económica en caso de que sufras algún accidente que te incapacite laboralmente.  El beneficiario puedes ser tú o bien la persona que tú designes.

 

Seguros de decesos

Estas pólizas se encargan de cubrir los gastos de un entierro: el funeral, las flores, el tanatorio, la incineración… Pero eso no es todo, ya que también cubren el odioso papeleo que se tiene que llevar a cabo cuando una persona fallece: baja de la Seguridad Social, certificado de defunción y pensión de viudedad.

 

Seguros de dependencia 

En caso de que sufras una enfermedad o accidente y a raíz de eso tengas que depender de una persona, este tipo de póliza es la que necesitarías. El pago puede realizarse en un sólo movimiento o, si lo prefieres, en forma de renta mensual o a través de la prestación de algún servicio de asistencia profesional.

Seguros para protegerse en situación de paro

Debido a la crisis que llevamos arrastrando desde 2008, mucha gente no ha podido hacer frente a sus créditos pendientes. Pero este tipo de pólizas evitan estas situaciones, ya que cubren el pago de la hipoteca durante el periodo de tiempo pactado. Sin embargo, es un tipo de seguro que se debe solicitar antes de estar en paro, así que no esperes hasta el último momento. 

Imágenes: Booking, Espacio Hogar, Pinterest 

Autor: Ane del Moral

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *