Roger Pascual: ‘Es difícil perseguir a las sectas’

A pesar de que no se hable mucho de ellas, las sectas existen y van en aumento.  Solamente en Cataluña podemos localizar más de 100 sectas coercitivas diferentes. Roger Pascual, periodista y sociólogo, afirma que estos grupos de manipulación mental encuentran “en nuestro país un terreno abonado para sembrar sus propuestas”. ‘Las sectas en Cataluña’ es su nuevo libro. Un pequeño pero útil manual para hacerse a la idea de cuál es el mapa sectario en este momento, no sólo en Cataluña sino también en España y en el mundo. Un libro que explica, además, las prácticas, los objetivos y la doctrina de las 20 principales sectas.

¿Cuál ha sido tu método de investigación para elaborar el libro?
He estado colaborando durante tres años con AIS, Atención e Investigación de Socioadicciones. Esta es de las pocas entidades que trabajan bien en todo el Estado la atención e investigación en este ámbito. Aquí he encontrado muchísimo material. Además, he estado en contacto con personas que han formado parte de estos grupos y personas, como Jesse Prince, el número 2 de la Iglesia de la Cienciología, que han estado en el otro lado, en los altos niveles.

Cómo ha sido la participación de tus entrevistados…
Es muy difícil conseguir testimonios de este tema. Por un lado, porque por parte de los grupos hay mucho oscurantismo, la mayoría inflan sus datos reales de adeptos o las esconden en función de sus intereses. Sólo te muestran su máscara, no muestran la trastienda. Por otro lado, cuando hace poco que los adeptos han salido del grupo están  muy débiles y les cuesta bastante verbalizar cómo se sienten y cómo ha sido su experiencia dentro del grupo. Cuando pasa un cierto tiempo, la verdad es, que prefieren olvidarse. Por esto es difícil  encontrar gente que te quiera contar su experiencia en un grupo sectario y, además, que acepten que lo digan salga publicado.

Imagino que no han sufrido igual los adeptos que los que han sido parte de la cúpula de la secta, por ejemplo Jesse Prince , número dos de la Cienciología…
Evidentemente el grado de manipulación y de implicación de una persona captada por el grupo y una persona de este rango es muy diferente. En general, no se puede establecer un único patrón de afectación. Porque esto dependerá de la propia personalidad, de su capacidad de mantener una mentalidad crítica y de la duración e intensidad del contacto con la secta.

Entonces, en el caso de estos altos cargos que salen de la secta es mucho más fácil denunciarlo…
Jesse Prince ha creado una organización en Clearwater, lugar donde reside la propia sede de la Cienciología. Desde esta organización denuncia las practicas de este grupo al que perteneció.

Algunas sectas tienen rostros conocidos como carta de presentación. La Iglesia de la Cienciología tiene como representantes a Jonh Travolta y Tom Cruise, por ejemplo. ¿Qué intereses pueden tener estos famosos?
En esta secta existe una división, el “Select Project”, que se encarga de captar celebridades. En principio, estos famosos no estarían implicados. Al contrario, son los grupos los que se aprovechan de sus imágenes públicas para forjarse esta fachada de respeto. En buena parte de los casos estas personas desconocen las verdaderas prácticas de estos grupos.

Los famosos son el gancho, dan confianza…
Sí. El día de la presentación del libro conocí a una señora que había estado en Soka Gakkai. Ella llevaba dos años y pico dentro y me decía que nunca le habían pedido dinero y estaba muy contenta. No creía que pudiera ser un grupo peligroso porque Tina Turner es una de sus miembros. Que un famoso pertenezca a un grupo no significa que este no sea peligroso para una parte de sus adeptos. Además, me comentó que iba una vez al mes. En este caso la afectación que reciba esta mujer será infinitamente menor que la de una persona que lleve 3 meses pero vaya cada día o tres veces por semana.

¿Cuál es la barrera entre una secta y una religión?
Puede haber organizaciones de corte sectario dentro de cualquier doctrina. La diferencia no reside en el número de fieles. La diferencia reside en las prácticas que se usan: las técnicas de manipulación, de captación, de retención… y este engaño que hay en el núcleo duro de la organización.

Pero la Iglesia de Juan Pablo II reconoció y dio amparo a los Legionarios de Cristo…
Sí, hay que tener en cuenta que durante los días del cónclave los Legionarios de Cristo tuvieron mucho peso porque en su momento Juan Pablo II y Benedicto XVI estuvieron favoreciendo el crecimiento de organizaciones de la ultraderecha católica. Estas usan técnicas muy agresivas para combatir, según dicen ellos, las organizaciones diabólicas en América Latina. A pesar de la denuncias contra el fundador de Legionarios de Cristo, Marcial Marciel Degollado, acusado de pederastia y denunciado por su abuso de morfina, el Vaticano no ha frenado estas prácticas y no ha habido una investigación a fondo. Se le retiró temporalmente de su puesto pero luego se le restituyó. Y en las últimas visitas de Juan Pablo II a Méjico, el señor Marcial Degollado siempre ha acompañado al Papa, esto es señal de reconocimiento a su congregación. Además, pongo en duda que el nuevo Papa ponga frenos a estas organizaciones ultra.

Hace unos días emitieron por televisión un reportaje en el que vimos como dos periodistas lograban infiltrarse en la fortaleza de la secta del Palmar de Troya, en Sevilla. El ambiente de hermetismo y las formas de vestir y actuar ¿son propios de la mayoría de las sectas?
Depende mucho de cada grupo. Pero si que hay muchos que aplican esta división entre hombres y mujeres, e incluso regulan la actividad sexual y la limitan. Ya que el objetivo fundamental es aislar al adepto. Las sectas dan pautas de comportamiento que regulan todos los ámbitos de sus vidas desde que se levantan hasta que se van a dormir. Lo que sí es común en todas es la voluntad de aislar al adepto y que el grupo se convierta en el único foco de inspiración y de consejo. La idea es que todos los elementos hostiles a la organización sean eliminados y se rompan todas las relaciones previas.

Cuando pensamos en sectas siempre nos viene a la mente las de tipo religioso. Pero hay también sectas comerciales y políticas…
Sí, pero hay que tener en cuenta que el objetivo fundamental es enriquecerse, así que en cuanto pueden se infiltran en las élites económicas y políticas. En el caso español es público y notorio la pertinencia del Señor Ángel Acebes y J.M. Michavila a Legionarios de Cristo. Es una congregación que durante el gobierno aznarista tuvo un peso muy importante gracias, sobretodo, a la influencia de Ana Botella que ayudó en la implantación de este grupo de origen mejicano. Sobretodo porque su hermana Magdalena Botella es uno de los miembros activos de Legionarios de Cristo.

Hasta qué punto es legitima esta intrusión en la política
Es legítimo que cada uno decida agruparse a las organizaciones que quiera, siempre que no sean organizaciones criminales, que sí están perseguidas por la ley. Es difícil perseguir a las sectas, tal y como está montado el entramado legal. Pero si se puede denunciar, como ya se ha hecho en el caso de Legionarios de Cristo, las subvenciones ilegitimas que han recibido. Las subvenciones que el gobierno del Partido Popular dio a esta secta no se correspondían con las necesidades reales del grupo.

¿Estos políticos tendrían intereses económicos en estas organizaciones?
Acebes y Michavila son adeptos pero no tocan la caja. Lo que hacen es beneficiar a sus amigos y correligionarios, para que el grupo crezca. Ha habido investigaciones sobre muchas de estas subvenciones y está en manos de la fiscalía anticorrupción.

Otro tipo de sectas son las comerciales. Quizá muchos ignorábamos que la famosa cadena de tiendas Humana tuviera algo que ver con sectas…
Esta es una muestra del gran desconocimiento que hay en este país del mundo sectario. Humana tiene 11 tiendas en Barcelona. A pesar de esto, el Departamento de Bienestar de la Generalitat le retiró la subvención por los contenedores de recogida de ropa, que luego vendían en sus tiendas de segunda mano. Se demostró que solo un 2% de los beneficios se dirigían a proyectos de cooperación en el tercer mundo. Detrás de Humana hay una multinacional con intereses en todos los ámbitos y con una facturación brutal. Su fundador está pendiente de juicio en Dinamarca. Si sólo fuera por el tema de los contenedores de ropa y de las huchas solidarias, no hablaríamos de secta sino de estafadores. Es una secta por las prácticas que se llevan a cabo en sus comunidades en el tercer mundo. Allí la presión psicológica que reciben los adeptos es brutal y las jornadas laborales muy intensas, se reduce el contacto con el exterior (llamadas, e-mails…) y no pueden mirar la tele ni escuchar la radio.

Un hecho común en las sectas es el rechazo hacia la medicina convencional occidental, que se sustituye por métodos como la imposición de manos, la hipnosis, dietas concretas…
Hay muchos grupos que incluyen el ámbito médico en sus remedios. Viéndolo en frío, puede parecer increíble que comer manzanas y patatas podridas, como en el caso de Energía Universal, se pueda curar todo. En el caso de Cienciología te dicen que gracias a sus cursos puedes llegar a tener más poder que Dios y Buda juntos y que no enfermarás más. Y en el caso de La Iglesia Universal del Reino de Dios dicen que las enfermedades son invención del Diablo y que si tienes fe puedes curarte de todo, de cáncer, de sida… Parece una tomadura de pelo, pero si te pones en la piel de un enfermo terminal que la medicina convencional no ha podido salvar y está desesperado… es más comprensible. Este es uno de los ganchos que usan estos grupos.

¿Cómo se sabe que alguien ha estado captado por una de estas sectas?
 Normalmente, las personas que están más cerca del adepto son  las que tardan más a darse cuenta de lo que está pasando. Los signos propios son un cambio en el lenguaje, un cambio en el grupo de amigos, en las lecturas, en la alimentación, en los aficiones, en la vestimenta… cambios que si alguien está relativamente atento los detecta enseguida.

¿El cambio de lenguaje?
Recuerdo que entrevisté a una adepta que había estado en Nueva Acrópolis durante bastante, creo que tres años y pico. Ella se dio cuenta de que había estado sometida a un grupo sectario cuando le hicieron explicar con sus propias palabras cuál era su manera de entender el mundo y porque había cambiado tan radicalmente su forma de vida.  Y era incapaz, incapaz. El grupo había conseguido inculcarle tanto el lenguaje propio que era incapaz de expresarse con sus propias palabras. En ese momento, al descubrirlo, ella tuvo un momento de pánico y tomó conciencia de que había sido víctima de un contacto sectario. La habían condicionado tanto que solo podía hablar con el lenguaje propio del grupo.

Una vez dentro de las sectas, ¿qué es lo que los retiene si para el adepto todo son inconvenientes?
El sentimiento de pertenencia. Estamos entrando en sociedades más frías y atomizadas  y sólo cruzamos un “hola y adiós” con los vecinos, además, tenemos relaciones muy rutinarias. Hay muchas personas que necesitan sentir calor, sentirse queridos y sentir que pertenecen a algo. Por otro lado, hay mucha gente que necesita una guía.

Algunas de las sectas que ahora están en España han sido perseguidas en otros paises. Pero al llegar aquí se inscriben como organizaciones religiosas y culturales e incluso consiguen subvenciones de las instituciones…
Es verdad, hay que tener mucho cuidado en depositar el dinero público.  Pero el hecho de que una organización tenga procesos abiertos en otros países no es motivo suficiente para actuar contra esta organización aquí. Aunque yo creo que las fuerzas policiales y judiciales deberían estar más alerta cuando hay antecedentes.

Es muy difícil demostrar que alguien ha sido víctima de manipulación mental y que antes de entrar en el grupo estaba bien psicológicamente. En nuestro país el entramado legal parece no ayudar en este aspecto. Roger Pascual cree que “Francia es el espejo en el que nos tendríamos que mirar”. En el país vecino existe la ley About-Picard que reconoce por primera vez el delito de manipulación mental. “Es una ley revolucionaria y pionera a nivel Europeo, aunque en el Consejo de Europa fue condenada por varios países, que consideraban que se había ido demasiado lejos”, explica Roger Pascual. El joven sociólogo revindica la creación de un observatorio para poder controlar permanentemente el rumbo de estos grupos sectarios.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Como asociación de protección del Niño, llevamos 13 años exigiendo que el sistema judicial aplique la CDN -Convenio sobre derechos del Niño de la ONU 1989 NY- y asi poner entre rejas a l@s gurus, terapeutas de las estafas sanitarias y chamanicos de todo cauce, condenar a las comunidades falsamente religiosas, farsas “filosóficas”, grupos de la nueva era, organizaciones ufologistas abusadoras, timadores esotéricos, bueno lo que ya se conoce como estafas en banda organizada (condena de la 100ciologia en Paris por ejercicio ilegal de la farmacia) y generalmente como pedocriminalidad sectaria.
    parentales.blogspot.com FB/Twit/skype EUROPARENTAL

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *