Ricard Ruiz: ‘Para los enfermos de esquizofrenia el delirio es un mal menor’

El 1% de la población padece esquizofrenia, una enfermedad de muy difícil detección ya que "sus síntomas coinciden con los de otras enfermedades como la depresión o el trastorno bipolar", afirma Ricard Ruiz, escritor de "Las voces del laberinto" y periodista literario. "Tiene que ser un psiquiatra quien, después de muchos estudios y entrevistas, determine si se trata de un enfermo de esquizofrenia o no. Aunque ni ellos mismo saben lo que es la esquizofrenia, con lo cual es difícil que puedan determinar quién la padece", según el escritor catalán, que para crear este libro se ha citado durante horas y días con personas que padecen esta enfermedad mental.

¿Cuales son los síntomas de la esquizofrenia?
Los psiquiatras diferencian entre los síntomas positivos y negativos, pero de positivos no tienen nada. Los positivos son los que le suman cosas a la persona: delirios, alucinaciones, oír voces… y los negativos son cosas que le restan, como capacidad afectiva o para comunicarse, relación con los demás… estos hacen que el enfermo se aísle y se encierre progresivamente en su mundo.  A veces se dan ambos a la vez y  a veces se dan mayoritariamente unos más que otros, con lo cual pueden parecer enfermedades muy distintas. Por eso prefiero decir que existen esquizofrenias en plural, porque tiene muchas manifestaciones distintas.

La esquizofrenia es hereditaria, qué posibilidades hay de transmitir la enfermedad
Está claro que si se es hermano, sobrino, nieto… de alguna persona con esquizofrenia, las posibilidades de  tener la enfermedad son mayores que el resto de la población, existe entre un 15 y un 30% de riesgo.

¿Cuáles son las otras causas que conducen hacia la esquizofrenia?
El resto de casos se debe a desencadenantes ambientales, no a causas. Son situaciones críticas, de estrés, la muerte de un ser querido, perder un trabajo, las drogas… Incluso se estudia la posibilidad de gripes víricas que hayan podido afectar durante el embarazo… Los psiquiatras dicen que es una enfermedad multifactorial, que no hay una sola causa y cada caso es un mundo. En cambio, si se ha constatado los factores que no influyen: la educación que se recibe, la teoría del doble vínculo (padres que demuestran a sus hijo amor y odio a la vez) y el entorno esquizofrenógeno (familias que en si mismas son patológicas).

Quizá sea por el hecho de que en las entrevistas tú les preguntabas por su "mundo", pero ¿siempre hablan de sus delirios o de lo que oyen o de ese "mundo" que les crea la enfermedad?
Este es uno de los tópicos de la esquizofrenia. La  enfermedad no domina toda su vida. Pueden tener brotes, crisis, episodios en los que estén delirando, por ejemplo, pero  no significa que toda su vida estén delirando. El estigma y el prejuicio que hay es injusto, porque haya tenido un brote psicótico no quiere decir que durante el resto de su vida no pueda opinar, no sea inteligente y no tenga criterio.

Hay enfermos que tienen momentos de lucidez y otros que no. Por ejemplo en tu libro aparece un actor amateur que anotaba en su libreta cuando estaba lúcido lo que le convenía corregir, las manías que tiene cuando estaba nervioso… ¿Sufren más aquellos que tienen momentos de lucidez?
En el momento de lucidez se dan cuenta que todo lo que creen, lo que soporta su identidad y su realidad se desquebraja completamente. Hay gente que cuando tiene esos momentos de lucidez salta al delirio porque es un refugio. Suerte que existe, porque la mente no lo resistiría. El delirio para ellos es un mal menor.

¿Quizá es en estos momentos cuando tienden al suicidio?
El suicidio se produce ambos casos. Muchos lo hacen en el momento en que están viendo quien sabe qué o que están pasando por quien sabe qué infierno. También ocurre cuando han intentado superar varias veces la enfermedad y ven que no pueden salir y que la sociedad les da una vida de segunda en la que no podrán acceder al trabajo, e incluso, según qué psiquiatras les dicen que jamás se podrán curar…

Pero aunque aún no se conozca el remedio para la enfermedad sí se puede controlar y llevar una vida normal…
Exacto, no en todos los casos, pero en un tercio de los casos se puede llevar una vida  normalizada i compensada, otro tercio de los casos son gente con episodios, que irán entrando i saliendo de psiquiátricos, y el otro tercio son gente resistente a la medicación y no reaccionan ante ningún tipo de terapia, estos van empeorando.

Los enfermos que entran y salen de psiquiátricos y los que residen en el exterior son los que han desarrollado más el ingenio. Como se lee en tu libro, algunos reconocen engañar a su psiquiatra…
Es que son enfermos mentales pero no son tontos. Hay un caso en el libro en que una mujer veía que su marido estaba fatal y en cambio le daban el alta.  Le preguntó si le contaba al doctor que veía extraterrestres… Y el hombre le dijo “cómo se lo voy a explicar, si se lo digo no me dejará salir”. Ellos se dan cuenta si los estás esquivando, si pueden dominarte o manipularte, etc. Muchas veces entre los familiares también se da. A veces es políticamente incorrecto decirlo pero se dan cuenta cuando se pueden “columpiar” o no. Pueden aprovechar la situación en la que están [su enfermedad] para no cumplir obligaciones que a nadie le gustan.

Tenemos un prejuicio muy interiorizado: que los enfermos de esquizofrenia son personas violentas. Pero alguno de los enfermos que has entrevistado son totalmente lo contrario, personas pacíficas, cariñosas, con un "mundo" infantiloide…
De hecho, si no fuera por los medios de comunicación no existiría esta idea de que son violentos. Otra cosas son  los psicópatas. Está demostrado que si los enfermos siguen la medicación no son  más agresivos que el resto de la población. Cuando son agresivos, muchas veces, es contra ellos mismos, de aquí la alta tasa de suicidios. Cuando hay una muerte por violencia de género no nos explican nada del expediente médico del agresor. En cambio, ante una situación aberrante les es más fácil decir que el agresor tiene esquizofrenia. Por eso la gente asocia violencia y esquizofrenia, esto es un error y les está haciendo mucho daño.

Parece ser que el 30% de los sin techo podría padecer esquizofrenia. Citas en el libro al filósofo Michael Foucault: "Uno no está alienado porque está enfermo, sino que está enfermo porque está alienado". En el caso de los sin techo, ¿llegan a esa circunstancia porque padecen la enfermedad o es al contrario?
Ambas cosas. Hay gente que se queda en la calle y en una situación difícil y desarrolla la enfermedad, aunque no son demasiados casos según los expertos. Sí que hay mucha gente que por la conducta antisocial que tienen, por el aislamiento, terminan, si no tienen a alguien que se interese por ellos, completamente desamparados y en la calle. La enfermedad suele ser más causa que efecto en este caso.

Y de qué manera se asocian el alcohol y drogas a la enfermedad
Los enfermos desarrollan comportamientos compulsivos, fuman mucho, toman mucho café y otras drogas que son un refugio para evadirse de la realidad que les está siendo tan complicada. Hay dos casos, uno en que las drogas les hacen pasar peores momentos que los delirios que tienen, entonces terminan por apartarse. En otros casos, la droga no se lo hace pasar excesivamente mal  y conviven con ella  porque les hace olvidar. No está demostrado que las drogas causen la esquizofrenia, pueden causar una crisis psicótica puntual, pero no por eso se desarrolla la enfermedad. Yo he encontrado tantos casos de gente a la que les ha influido la droga como gente a la que le ha influido el servicio militar. El servicio militar es una constante en muchos casos, porque ha significado una situación traumática.

Las personas que padecen esta enfermedad parece que están un poco dejadas tanto social como económicamente. "Sus pensiones no llegan a los 300 euros al mes", denuncia Ricard Ruiz. Su libro llamado "Las voces del laberinto" recoge testimonios reales de enfermos de esquizofrenia y los entrelaza con el mito griego del Minotauro y el laberinto. Su mensaje es que "todo laberinto tiene una salida". En la actualidad Ricard Ruiz está preparando un reportaje para El Periódico sobre locura y literatura.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *