Revive las aventuras de Don Quijote en Castilla La Mancha

Con motivo del IV centenario de la publicación de la primera parte de "El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha", el gobierno de la comunidad autónoma ha trazado el recorrido turístico más largo de Europa, la Ruta de Don Quijote. Gracias a este recorrido y siguiendo los pasos del famoso personaje de Miguel de Cervantes, el viajero podrá descubrir el encanto de Castilla La Mancha.

De Toledo a San Clemente- La ruta ideada para conmemorar el aniversario del Quijote tiene varios tramos que recorren los escenarios de Castilla La Mancha donde tuvieron lugar los episodios más famosos de la novela de Cervantes. Así, la ruta se inicia en la ciudad de Toledo, capital de Castilla La Mancha, donde también el famoso hidalgo inició sus aventuras como caballero andante.

En este primer tramo, entre otras cosas, se podrán ver en los alrededores de Campo de Criptana y Mota del Cuervo algunos de esos molinos de viento centenarios que Don Quijote confundía con gigantes. Poco después se llega a El Toboso, hogar de Dulcinea, donde actualmente es posible visitar el Museo Cervantino, un lugar dedicado al escritor y donde pueden encontrarse numerosas ediciones de su obra más conocida.

Tras pasar por Belmonte, donde se puede disfrutar de sus plazas, edificios civiles y religiosos, además de su castillo, esta parte de la ruta finaliza en San Clemente, famoso por su plaza mayor y declarado conjunto histórico.

De San Clemente a Villanueva de los Infantes- En esta segunda etapa se pueden conocer dos escenarios mencionados en la obra: la cueva de Montesinos, donde el hidalgo creado por Cervantes descendió a través del tiempo, y las ruinas del castillo de Rochafrida. Cerca de este último lugar se encuentra el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, protegido actualmente por su gran variedad de fauna y por su interés paisajístico.

Villanueva de los Infantes, muestra del renacimiento barroco, cobija iglesias, conventos y casas palacio, entre ellas la de Don Diego de Miranda, quien, según la tradición, fue el Caballero del Verde Gabán, cuyas historias puso Cervantes en boca de su personaje.

De Villanueva de los Infantes a Almagro y Calatrava la Nueva- Llegando a los límites de Castilla La Mancha, en este tramo de la ruta de Don Quijote se incluye la visita a Valdepeñas, famosa por su producción vinícola. En esta zona también se podrá disfrutar del queso manchego y de las migas, plato típico desde tiempos anteriores a Cervantes.

Las aguas subterráneas del Campo de Calatrava han sido aprovechadas desde años para la creación de balnearios. Actualmente, en el de Baños del Peral, se encuentra un Centro de Interpretación que permite conocer las propiedades terapéuticas de las aguas de la zona conocida como “Hervideros de agua agria”, a la vez que se disfruta de la naturaleza de la comarca.

Del valle de Alcudia al Campo de Calatrava- En Fuentecaliente también se puede disfrutar de las aguas termales pero, además, se pueden descubrir algunos de los restos más antiguos de la presencia humana en Castilla La Mancha como por ejemplo las pinturas rupestres de Peña Escrita y las de la Cueva de la Batanera.

En la comarca de Campo de Calatrava existen numerosos volcanes y cráteres que han sido declarados Monumento Natural. Uno de los volcanes fósiles más importantes de la zona es el Columba, situado en Granátula de Calatrava; otras formaciones curiosas son los llamados maares, cráteres que posteriormente se han convertido en lagunas circulares.

De Albacete a Alcaraz y Bienservida- En la ciudad de Albacete destacan la Catedral y Museo Provincial, dedicado a la arqueología, etnología, artes decorativas y prehistoria. Para conocer parte de nuestra historia también se puede visitar Bazalote donde se encuentra la denominada Bicha de Bazalote, una escultura considerada obra cumbre del arte ibérico, que representa un toro en reposo con cabeza de hombre barbudo.

Tras visitar el Santuario de la Virgen de Cortes o las casonas blasonadas del mismo municipio, al llegar a Bienservida el viajero puede relajarse en el balneario de Reolid, cerca de la reserva protegida del Estrecho del Hocino, refugio de la nutria.

De La Roda al Campo de Montiel- En este tramo de la ruta se puede ver como en Castilla La Mancha aún se conservan oficios casi desaparecidos como las labores de tejidos de El Bonillo, donde también se trabaja artesanalmente el esparto para la realización de alfombras, esteras y otros productos. Pero la artesanía también llega a la cocina como demuestran los “Miguelitos”, dulces de hojaldre y crema elaborados artesanalmente en La Roda.

Además de disfrutar de los paisajes y la gastronomía, en estas rutas por la Mancha también hay tiempo para el deporte. En la Sierra de Alcaraz se pueden practicar actividades de aventura como senderismo, escalada, parapente o ala-delta; y en el tramo final de esta etapa, en el río Guadalema, se puede descender en canoa o piragua.

De Campo de Criptana a Tomelloso, Argamasilla de Alba y La Solana- En Argamasilla de Alba se conserva la Cueva de Medrano, donde Miguel de Cervantes estuvo prisionero y donde, según cuenta la leyenda, empezó a escribir la obra que da nombre y sentido a esta ruta.

En este itinerario el viajero puede descubrir que en La Mancha también existen zonas con frescos manantiales, ríos y lagunas ideales para el descanso y la contemplación de la naturaleza. El caudal del río Guadiana, que recorre las lagunas de Ruidera, se infiltra en el terreno a la altura de Argamasilla de Alba, para volver a surgir en Villarrubia de los Ojos, produciendo uno de los fenómenos geológicos más curiosos de la geografía española.

De Almagro a Toledo- En Carrión de Calatrava, famosa en la antigüedad por sus manantiales medicinales, se puede visitar los yacimientos medievales mejor conservados de España y que incluyen un recinto amurallado, la ciudad intramuros y la necrópolis. Junto con los restos de la cercana localidad de Pobrete, estos descubrimientos forman el Parque Arqueológico de Alarcos.

La ruta pasa por los Montes de Toledo, hábitat del lince ibérico, la nutria y los venados y atraviesa Puerto Lápice, lugar mencionado varias veces en El Quijote y que conserva en sus calles, plazas y ventas el ambiente de la época de Cervantes.

De Esquivias a Illescas y Carranque- En esta etapa el itinerario se acerca a la localidad de Esquivias donde se encuentra la casa donde nació Doña Catalina de Palacios, esposa de Cervantes. En 1584 el escritor se casó con Catalina en esta construcción del siglo XVI y vivieron en ella durante varios años. Actualmente la casa, que conserva la estructura original, ha sido convertida en museo.

En Illescas es interesante visitar la llamada Giralda de la Sagra y el hospital-santuario de la Caridad donde se conservan varios cuadros de El Greco. Asimismo, en el Carranque se puede seguir disfrutando del arte visitando la villa romana de Materno, descubierta en 1983 y famosa por sus mosaicos.

De la Hoz del Río Dulce a Sigüenza y Atienza- Para los amantes de lo rural, esta última fase de la ruta ofrece la posibilidad de visitar el el Museo de los Utensilios Agrícolas y el Museo de Herraje, ambos situados en Palazuelos o el Museo Etnográfico de Sigüenza. En esta última población se pueden encontrar también artesanos especializados en alfarería, labores de forja o botería. Esta larga ruta finaliza en Atienza, cuyo casco antiguo, que conserva dos puertas de la antigua muralla, ha sido declarado conjunto histórico. En una de sus plazas, la del Trigo, destacan casonas blasonadas, el Cabildo y otros muchos edificios del siglo XVI.

Las diferentes etapas de la Ruta de Don  Quijtote, que aspira a convertirse en Patrimonio de la Humanidad, están enlazadas entre si por diferentes puntos de modo que cada viajero pueda elegir el camino que prefiera para acercarse tanto a la obra de Cervantes como a los paisajes, ciudades, cultura y gastronomía de Castilla La Mancha.

Más información en www.donquijotedelamancha2005.com/ruta2005.php

Autor: Veronica Lamas

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *