Receta de temporada: alcachofas con patatas

Para nadie es un secreto que lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de mantenernos en forma y también de cuidar nuestra salud es manteniendo una dieta sana y equilibrada, y en esa dieta no pueden faltar las verduras. No podemos negarlo, los inicios de invierno son una época ideal para un alimento que nos vuelve locas. ¡Las alcachofas! Por eso, hoy os enseñamos una receta buenísima de patatas guisadas con alcachofas. Para eso necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 4 o 5 alcachofas
  • 1 patata por cada persona que vaya a comer
  • ½ cebolla y ½ pimiento
  • Tres dientes de ajo
  • Limón
  • Diez hebras de azafrán
  • Tres clavos
  • Una hoja de laurel
  • Un vaso de vino blanco para cocinar

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer para preparar nuestro rico plato de patatas guisadas con alcachofas es coger un bol, echarle agua y poner el limón después de cortarlos a trocitos. En esa agua echaremos las alcachofas después de pelarlas y cortarlas.

Mientras las alcachofas están en remojo en el agua con limón, debemos cortar la media cebolla y el medio pimiento en trozos pequeños. A continuación, ponemos a calentar un poco de aceite en una olla y echamos ahí el ajo, y lo dejamos hasta que se dore. Una vez que el ajo esté dorado, añadimos también la cebolla y el pimiento a la cacerola y lo dejamos sofreír durante unos 5 minutos. Le añadimos también el clavo, el azafrán y el laurel y lo removemos todo.

Cuando tengamos todo eso, escurrimos las alcachofas que teníamos en el agua con limón y las añadimos también a la cacerola, moviéndolas continuamente para que se cocinen perfectamente por todas partes. Pasados unos minutos, le echamos el vaso de vino blanco y lo dejamos que se evapore un poco. Una vez que se haya evaporado un poco, cubrimos las alcachofas con agua y lo dejamos cociendo al fuego durante un tiempo aproximado de 20 minutos.

Pasado ese tiempo, añadimos las patatas chascadas a la cacerola donde están las alcachofas y las dejamos cocer todo junto hasta que veamos que las patatas están blandas. Rectificamos la sal y cuando esté a nuestro gusto ya estará listo para servir.

Imagen: gallinablanca

 

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *