¿Qué es el amor?

Esta es una pregunta sencilla de realizar pero su significado es tan ambiguo que da lugar a múltiples definiciones. En estas líneas vamos a intentar explicar qué es el amor, como diferenciar del simple amor amigable al amor romántico/erótico y  de qué manera se eligen las parejas y qué parejas tienen más probabilidades de perdurar y ser felices.

El amor es tanto terreno del poeta como del científico, incluso hoy día la ciencia nos proporciona formas de medir el amor, aunque no de comprenderlo por completo, es el caso de la Escala de Amor y Cariño de Rubin. Tenemos que saber diferenciar los diferentes tipos de amor, no será lo mismo el amor hacia un hijo que el amor hacia tu pareja. El amor romántico erótico es una categoría que lleva en sí sus propias características: un sentimiento intenso de deseo, un anhelo de estar en la intimidad, una preocupación y sobrevaloración del ser amado, y una convicción en que éste es necesario para nuestra felicidad.

En esta misma línea, Sternberg (1986) formuló la Teoría Triangular del Amor, en la que explica que la atracción entre las personas viene determinada por el equilibrio entre intimidad, pasión y compromiso. Así se darán los diferentes tipos de relación, desde una relación sin amor donde no hay ni pasión ni intimidad ni compromiso, hasta un amor consumado donde se encuentran los tres vértices de la teoría, pasando por ejemplo por un amor loco donde tenemos compromiso y pasión pero falta intimidad. De esta combinación Sternberg formuló ocho variedades de amor: sin amor, amor romántico, cariño, amor loco, encaprichamiento, compañía, amor vacío y amor consumado.

Por lo que se refiere a las reglas de la atracción y elección de pareja, los psicólogos sociales sugieren que comienza por una atracción interpersonal, que parece estar influenciada por: atracción, similitud y proximidad. La atracción física a mi parecer es la más importante, ya que determinará si dos personas desean volverse a ver. La similitud y la proximidad van totalmente relacionadas, ya que aquellas personas que guardan una estrecha cercanía y suelen ir a las mismas escuelas, tienen las mismas actividades, van a los mismos clubes y bares, etc… serán parecidos en su forma de pensar, sentir y actuar. Por consiguiente, la idea de que los polos opuestos se atraen es totalmente equivocada, ya que las personas suelen elegir a sus parejas por los lazos en común.

Cuando ya se ha establecido una pareja e incluso se ha llegado al matrimonio, es importante tener comunicación para seguir conservando una relación buena. Las desavenencias matrimoniales suelen caracterizarse por la falta de comprensión en la pareja, una mala comunicación y una participación limitada en actividades compartidas. Como ya se ha comentado cuanto más semejantes sean los miembros de una parejas, más probable es que estén satisfechos con su matrimonio.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el sexo, ya que tanto los hombres como las mujeres señalan que es una actividad placentera y destacan que unas malas relaciones sexuales pueden ser motivo de ruptura.

“Te amo para amarte y no para ser amado, puesto que nada me place tanto como verte feliz” (George Sand)

Sergio Calvo, estudiante de psicología.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *