Ponte a punto para la clase de aerobic

Un, dos; y arriba y abajo; izquierda, derecha… es el ritmo frenético que te impone el aerobic. No retengas tu cuerpo, deja que la música impulse tus movimientos…

Pero ni se te ocurra saltar al parqué del gimnasio de cualquier forma. Antes de iniciar la sesión, prepárate.

La ropa. La moda también ha invadido los gimnasios. Se diseñan sugerentes y favorecedores modelos que nos permiten sudar sin perder ni una gota de atractivo. Pero, ¡cuidado! Aunque no tienes porqué renunciar a las últimas tendencias en ropa deportiva, debes buscar algo más.

  • Comodidad y libertad. Estas son las principales características del atuendo deportivo. Mallas, pantalones de chándal, camisetas, tops… las posibilidades son infinitas. Y el único requisito imprescindible es que te sientas a gusto y, sobre todo, que la ropa no limite tus movimientos.
  • Lo ideal es una ropa que se ciña a tu cuerpo con moderación: el objetivo es que la monitora o el monitor puedan observar fácilmente tus posturas y corregirlas o aprobarlas. Pero, no cedas a la estrechez exagerada.
  • La ropa deportiva debe estar confeccionada con materiales que permitan la transpiración. Evita los tejidos rígidos y los plásticos.
  • ¿Y sobre la ropa interior? Hay quien prescinde del sujetador y confía únicamente en los tops deportivos. Sin embargo, durante el ejercicio físico es imprescindible garantizar la absoluta sujeción y las prendas exteriores no suelen aportar la máxima seguridad. Opta por sujetadores deportivos, que se adapten perfectamente al cuerpo y a las formas de tu ropa.

  • El calzado ¿Qué debes tener en cuenta a la hora de elegir el calzado para tu sesión aeróbica? Existe una inmensa gama de zapatillas deportivas, cada una adaptada al tipo de actividad que vas a desarrollar. Por eso es fundamental que, cuando vayas a comprarlas, te asesores y pidas unas especialmente diseñadas para el aeróbic.

  • El calzado debe garantizar la sujeción del pie para evitar que los saltos y los movimientos de tobillo te provoquen lesiones.
  • La amortiguación es otra de las necesidades del calzado. La suela de la zapatilla debe ser de un material que absorba los impactos repetidos del ejercicio.
  • La elección de los calcetines es también fundamental. Elígelos de algodón, que absorban el sudor, y que no te presionen en el tobillo.
  • Autor: Redaccion

    Comparte esta noticia en

    Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *