Pepi Domínguez: “Las mujeres que paren de forma natural están abiertas a sentir lo que venga”

parto

Las mujeres en la actualidad hemos decidido casi por inercia delegar el parto a favor de la ciencia. Esperar nueve meses para tumbarnos en la camilla de un hospital y parir lo más pronto posible y con el mínimo dolor. Si eres de las que no te acaba de convencer esta forma de dar a luz quizá te interese conocer qué es el parto natural y cómo se vive en la actualidad.

Hemos estado conversando con la comadrona Pepi Domínguez de la Cooperativa de mujeres Titania-Tascó de Barcelona. Hace 20 años que asisten a las mujeres que lo desean y las ayudan a realizar el sueño de dar a luz en el propio hogar.

¿Qué es  un parto natural?
Para nosotros un parto natural supone respetar todo el proceso. No estimular el parto, respetar el tiempo que necesite la madre y el niño. Creemos que no hay que tener prisas, normalmente sólo parimos una o dos veces en la vida. Los partos hoy en día se viven con prisas como si luego hubiéramos quedado con alguien, ¿acaso hay algo más importante que dar a luz?

¿Cuál es el primer paso para poder parir en casa? 
Las parejas que quieren tener un parto en casa primero nos lo tienen que solicitar, y nosotros valoramos. Hay una serie de condiciones que  se tienen que cumplir: que las madres estén bien físicamente, psicológicamente y socialmente. Esto lo averiguamos mediante las visitas que hacemos cada mes, con exploraciones, ecografías, analíticas… Hablamos con ellas, les hacemos una serie de cuestionarios, nos preocupamos tanto de la madre como del padre. Socialmente, nos interesamos por su entorno, si los familiares están a favor o en contra, si tienen o no apoyo…. Valoramos todos estos aspectos porque los consideramos factores de riesgo. Tanto es un factor de riesgo que la mujer esté anémica como que la pareja no se lleve bien.

¿Cómo se organiza el parto en el domicilio?
Nosotros hacemos una visita al domicilio 3 semanas antes de la fecha prevista de parto. Así valoramos la situación: higiene, proximidad a un hospital por si hay que trasladar  y que la pareja tenga preparado todo el material que les hemos pedido con anterioridad (gasas, empapadores, linternas, espejo…). También hablamos con cada acompañante y la pareja nos cuenta qué espera de cada uno de ellos. Por ejemplo, se asigna quien hará la comida, quien limpiará, quien filmará, quien hará fotografías…. Es una visita distendida, como de dos horas para que también los acompañantes aclaren dudas. Además, a estos también les mostramos una sesión de videos para saber lo que se espera de ellos: tienen que ser discretos, respetuosos, silenciosos…

¿Cuántos acompañantes puede haber en un parto?
Hay profesionales que no trabajan con mucha gente. A mi me da igual el número de acompañantes, sólo pido que haya espacio para ellos. No obstante, pedimos un mínimo de un acompañante, y en el caso de que haya un niño en el parto tiene que haber un acompañante dedicado exclusivamente a él.

¿Cuántas comadronas hay en el parto domiciliario?
 Nosotros si podemos vamos dos para ayudarnos. Pero si no se puede, porque las compañeras están trabando y coinciden otros partos, vamos una sola. Por eso es necesario un acompañante, para proporcionar el material… A veces he asistido partos sin acompañantes porque no han llegado a tiempo, pero no es lo ideal. Porque si la mujer te pide un vaso de agua y estás haciendo otra cosa no puedes dárselo.

¿Cómo vive la mujer el parto?
Un parto en casa es muy íntimo. Es entre la pareja. Entendemos el parto como un espacio de la sexualidad femenina.  Lo que ella siete o exprese, a veces le apetecerá compartirlo y otras veces no, querrá que sea algo entre la pareja. Por eso hay un espacio de la casa reservado exclusivamente para la mujer. Aunque ella tiene libertad de movimiento. Puede ir a la cocina, al comedor… y buscar la postura en la que se encuentre mejor.

Pensamos que por el hecho de no estar en un hospital puede haber peligro de infección ¿Es cierto?
No. Un parto no tiene que ser estéril porque no es una intervención quirúrgica, es algo fisiológico. La mujer tiene defensas para el entorno. Se toman precauciones mínimas de esterilización pero no es necesario una esterilidad total, sólo que la zona esté limpia. Únicamente montamos un campo estéril si ha habido un desgarro y se tiene que suturar, porque se trata de una herida y sí que hay peligro de infección.

Cuanto puede durar un parto en casa
Algunos pueden durar 14 horas, otros 4 pero también hay partos muy rápidos, sobretodo los segundos. Atendí una vez a una mujer que desde que rompió aguas en una hora parió. Los primeros partos suelen tardar más porque hacen el preparto, en los segundos el preparto se va haciendo durante el último mes. El preparto son contracciones que se pueden sobrellevar y seguir la vida de forma normal.

¿Qué ocurre si el parto precisa una cesárea no prevista o el bebé viene con complicaciones? ¿Cómo se actúa?
Se hace un traslado al hospital más cercano. Realmente se hacen muy pocos porque se trata de mujeres que han pasado por una selección y se han anulado los factores de riesgo. Sólo paren en casa mujeres de bajo riesgo: sin anemia, sin diabetes, cuando el bebe está bien colocado… Lo normal es que si todo el embarazo ha ido bien el parto también. Se han hecho traslados o por cansancio materno o por cansancio fetal. Si la madre o el niño se cansan decimos basta y concluimos en el hospital. Los padres ya conocen esta opción ya que les decimos que tienen que preparar una maleta con lo necesario y tiene que haber un acompañante con vehículo que sepa el camino al hospital.

Cómo se toman el hecho de acabar en el hospital
Lo aceptan bien aunque es una frustración. Porque su intención y deseo es hacerlo en casa. Lloran pero ante las complicaciones es mejor ir al hospital.

El miedo al dolor aleja a muchas mujeres del parto natural…
El dolor es cultural. Nos han mentalizado que el parto tiene que doler y el dolor no es obligatorio. Hay mujeres que tienen dolor y hay mujeres que no. No puedes elegir si te va a doler o no. Si lo hay, las madres no lo perciben como algo traumático. Ellas están  abiertas a sentir lo que venga porque ellas quieren vivir la experiencia sea como sea. Quieren sentir que nace el bebé y cogerlo. Incluso hay mujeres que cuentan en bajito que han sentido placer con el parto. Además, el cuerpo segrega endorfinas, que son como la morfina pero natural, y eso les hace estar en un estado como en una nube. Hay partos realmente divertidos.

¿Cómo es el posparto y la recuperación?
Nosotros nos quedamos después del parto unas dos horas para controlar que la madre esté bien, que el bebé se coja al pecho, que no haya pérdidas… Recomendamos que hagan una revisión pediátrica a las 24 horas, igual que se hace en el hospital.

¿Suelen ser las mujeres las que toman la iniciativa de parir de forma natural?
Sí y es lo mejor. Porque la que pare es ella. Hacerlo por complacer al marido no es lo ideal. Estadísticamente suele ocurrir que cuando se hace por deseo del padre hay un traslado, son partos larguísimos.

¿Por qué las mujeres quieren dar a luz en casa?
Porque desean intimidad y compartirlo con la pareja, recibir a su bebé en un medio más cálido, tener al niño en brazos y que no se lo quiten al parir, estar con familiares o amigos, etc. A veces se trata de mujeres que tienen conocidos que ya lo han vivido o lo han sido acompañantes. Otras veces ocurre que no les gusta el sistema que usan en el hospital o no quieren medicamentos.

Qué clase de mujeres son
Este tipo de parto no lo cubre la seguridad social, corre por cuenta privada. Por lo tanto la pareja tiene que poder pagarlo.

De cuánto dinero hablamos…
Es un precio intermedio. Cuesta aproximadamente unos 1.200 euros. Intentamos que no sea muy elitista. Lo ideal sería que la Seguridad Social se hiciera cargo y la gente pudiera optar, tal como ocurre en otros países como Alemania, Francia e Inglaterra. Cuando una madre pare en casa el Estado se está ahorrando ese parto.

Este concepto de parto quizá se vea como una moda por el hecho de ser minoritario, pero realmente es la fórmula más antigua. En la Cooperativa Titania-Tascó intentan quitar “las capas sociales y culturales que nos envuelven porque la mujer sabe y puede parir, no tiene que aprender nada”, cuenta Pepi Domínguez. Además, Pepi comenta que las mujeres que han vivido esta experiencia han quedado muy satisfechas y han repetido.

Más sobre: lifestyle |

Noticias Trending!