Óscar Jaenada: ‘Soy un chaval de barrio’

El actor, premiado con un Goya al mejor actor principal por ‘Camarón’, comparte sus intimidades en exclusiva para Nosotras en el estreno de su nueva peli.

Nosotras.com ha asistido a la presentación de la película La Vida Abismal en Barcelona, la decimoctava película de Ventura Pons, está protagonizada por Óscar Jaenada (Goya al Mejor Actor por Camarón y Premio Fotogramas de Plata) y el joven debutante José Sospedra. Está basada en la novela "La vida en l’abisme (La vida en el abismo. Ed. Planeta), del reconocido escritor valenciano, Ferran Torrent.

 Hemos tenido el honor de intercambiar opiniones con Óscar Jaenada, que ha pasado de ser joven promesa del cine español a convertirse directamente en un actor alabado por los más grandes gracias a su trabajo. De hecho, este pasado domingo lo vimos en la Gala de los Premios Goya, entregando el Óscar al mejor actor principal que el año pasado recayó en él.

Óscar y Pepa López, la gran actriz valenciana que da vida a su hermana en la película, flanquean a Ventura Pons en la mesa que preside la rueda de prensa. Están los tres muy pálidos y parecen cansados, ya se sabe… tanta promoción… pero pronto, al hablar con ellos, reconocemos a personas cercanas, amables y divertidas. Parecen muy humanos.

El señor Jaenada, con camiseta a rayas marineras, chaqueta de piel amarillo canario (después nos dirá que no es supersticioso), muy delgado, bigotillo y el pelo corto, no ha perdido espontaneidad ni se ha convertido en un divo. Se alegra cuando le comentamos que una persona de la redacción es de Espulgues del Llobregat, población cercana a Barcelona donde nació Óscar y le pide que le saludemos porque "es del barrio", Precisamente ésta es la impresión que nos da este actor: parece una persona que se nos hace familiar, como si lo conociésemos toda la vida de nuestro pueblo.

La película narra la historia de un joven de futuro incierto cuya vida cambia el día en que su camino se cruza con el de "el Chino", un jugador de cartas profesional. De su mano descubrirá un apasionante y peligroso mundo de timbas ilegales, lujo y actitudes al límite, en el contexto de la España de finales del franquismo. Mmmm… El chino… le preguntamos por su personaje y Jaenada nos sorprende diciéndonos que a él le llamaban también "el Chino" en su barrio. Su hermano era "el chino pequeño" y él "el chino grande", porque es el mayor. ¿Tendrán algoque ver esos ojitos achinados?

Óscar nos comenta que se presenta a los cásting donde buscan a personajes fuertes, duros, es el tipo de persona que le gusta interpretar. Confiesa "meterse mucho en el papel" (recordemos que tuvo que aprender cante en Camarón, por ejemplo) en cada personaje, analizar cada rasgo del carácter a imitar. Por ejemplo, nos comenta, "he tenido que aprender valenciano para rodar esta película".

"No veo que mi imagen de macarra sea para siempre, cuenta, creo que puedo hacer más tipos de personajes". No lo dudamos. Óscar, como ya ha declarado anteriormente, se siente molesto cuando la gente dice que "antes de Camarón no era actor". Él cuenta que el Goya por esta peli ha sido sólo "un reconocimiento personal pero yo siempre trabajo de la misma manera, con la misma intensidad todos los personajes indistintamente, tanto si van a ser para una película independiente o una gran producción" y sentencia: "Trabajo mucho los personajes". Nos sorprende saber que el actor fue a recoger el Goya en metro "todo trajeado". Óscar nos da una imagen total de lo que es una antiestrella.

"Estaba tan nervioso al recoger el Goya porque no me lo esperaba que se me olvidó dedicárselo a Camarón". Pero no olvidó dedicárselo a quien le dio su primera oportunidad por Noviembre. "Sólo me salió el nombre de Achero Mañas". "Estoy muy contento por Penélope porque creo que se lo merece", nos aseguraba al preguntarle por la candidatura de la actriz a los Goya este año por Volver.

"Soy un chaval de barrio", dice este chico tan natural que hace que sonriamos. Conocemos una anécdota muy tierna: Mi abuela vivía en la Meridiana de Barcelona cerca del cine Rivoli. Querían poner el letrero luminoso de la sala colgando del balcón de mi abuela y para que aceptara, le ofrecieron entradas libres para el cine siempre que quisiera. Entonces yo solía ir al cine y veía muchas películas. Una de mis favoritas fue ‘Hannah y sus hermanas’. Aunque ahora confieso no ir mucho al cine".

 

Este mozalbete nos cuenta que se fue a Madrid con 23.000 pesetas de la época y tuvo que dormir en un banco de la calle. En el Hard Rock Café conoce a un productor al que entrega un currículum hecho a mano y unas fotos de fotomatón. Y menos mal que lo hizo… ¡lo que nos habríamos perdido en el cine español! "Mi primer papel fue una frase. Tenía que estar entre Antonio Resines y Carmen Maura y preguntarles: ‘¿Y el baño?".

Al preguntarle por esta película, La Vida Abismal, nos cuenta que "se basa en la Valencia de la dictadura  franquista donde esta ciudad era ‘el casino de Europa’ y la gente hasta se jugaba casas a las cartas". Todo el mundo al cine a verla.

Óscar ya ha estado hablando con Almodóvar para un posible papel en una próxima película y asegura que por trabajar con el director manchego "si tengo que ponerme tetas, me las pongo".

El señor Jaenada es de esas personas por las que pondrías la mano en el fuego. Estamos seguros que llegará a lo más alto de la misma manera que ponemos la mano en el fuego por él al asegurar que la fama no le cambiará.

Autor: Jesus del Pozo

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *