‘Nunca digas nunca’: historia de un seductor

Tu forma de ver la vida cambia radicalmente cuando encuentras a esa persona con la que comienzas a vivir de verdad.

Valentín no cree en la vida y menos aun en el amor. Es un golfo, un mujeriego interesado en el juego. A su tío sólo le preocupa su negocio y el dinero y por eso se empeñará en casar a Valentín con una joven baronesa, una rebelde sin causa,  diferente a todas las mujeres que él ha conocido. Para Valentín el amor está fuera de su esfera pero a veces lo que uno menos espera acaba por suceder.

Eric Civanyan ha dirigido una comedia romántica, pícara y divertida ambientada a principios del siglo XIX cuando la burguesía tenía el dinero y la nobleza únicamente conservaba sus títulos. "Nunca digas Nunca" es una  película típica para esta época del año, una comedia de la saga de películas como "Casnova" en la que el guapo de turno se topa con una mujer de armas tomar que acabará por robar el corazón del soltero de oro. El juego del amor, los miedos, las dudas, el aparentar lo que uno no es… son los ingredientes de esta comedia. Civanyan la define como una comedia de romanticismo negro.

En cuanto a la interpretación, Valentín (Jean Dujardin), Van Buck (Gerard Jugnot) y Cécile de Mantes (Mélanie Doutey) forman un trío un tanto peculiar que ofrecen escenas cómicas que ayudan a dar ese ritmo ágil y ligero a la película.

La verdad es que es un film del todo previsible pero que hace pasar un buen rato al espectador. No es una película para tirar cohetes pero es ideal para pasar una tarde de domingo entretenida.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *