Noche de emociones y… ¡morreo de Milá en GH10!

Las visitas de los familiares marcaron la noche de la expulsión de Nani en que Mirentxu, Iván y Gisela son los nuevos nominados.


Ayer la noche en Guadalix estuvo unida al cleanex.
Ya llevaban mucho tiempo sin contacto con los familiares y la organización decidió darles un premio trayendo a sus personas más queridas.

La noche comenzó con la expulsión de Nani que fue la elegida por el público con un apabullante 69,6% de los votos. La cifra más alta de la edición. Tras su marcha Gisela se quedó destrozada y no podía parar de llorar, no es para menos, ha visto como en dos semanas consecutivas se han ido sus dos grandes amigas dentro de la casa y ahora ella esta nominada…

¡Descubre la gala más emotiva!

Pero lo realmente divertido y sobre todo emotivo fue lo que vendría después. Tras la expulsión de Nani todos y cada uno de los grandes hermanos recibieron una sorpresa y cada una diferente. No esperábamos menos de este Gran Hermano 10 tan innovador.

Julito se reencontró con su hermano Isidro. Al canario le avisaron de que alguien cercano iba a entrar en la casa como nuevo concursante y al rato apareció su hermano con nueva personalidad, se llama Jonathan y es de Santa Cruz. Nadie podía descubrir que eran hermanos o saldría inmediatamente de la casa. No fue hasta horas después cuando los hermanos pudieron abrazarse al quedarse solos en el vestidor. Aún no han sido descubiertos e Isidro continúa en la casa.

Julito ha visto entrar en la casa a su hermano Isidro pero nadie lo sabe. Foto de Telecinco.es

Carlos recibió la visita de su perro Jackie pero también hubo más. Gema le esperaba reflejada en la pared de estrellas mientras no parara de agitar los brazos. El concursante no podía evitar las lágrimas y no paró de moverse para poder ver a Gema que no paraba de animarle a seguir.

Carlos se emocionó al ver a su perra pero mucho más al ver a su mujer. Foto de Telecinco.es

Muy distinta fue la sorpresa de Liz. La dominicana recibió una especial llamada de teléfono en la que pudo hablar con su tía y con “su princesa”, su niña de tres años. Liz escuchaba entre lágrimas que la familia estaba muy bien y que su niña también.

Menos familiar pero igual de emotiva fue la visita de Iván. Sus tres mejores amigos disfrazados de luchadores de sumo y atados entre ellos hicieron un desfile que provocó las carcajadas de Iván que en cuanto los reconoció se abalanzó a abrazarlos.

Iván recibió la visita de sus amigos disfrazados lo que provocó sus carcajadas. Foto de Telecinco.es

Gisela descubrió un espejo especial en el que cuando se mira aparece un reflejo. Es su madre. La canaria no pudo parar de llorar y su madre no cesó ni un minuto de darle ánimos. “Eres la mejor. Te queremos. Estás guapísima”, “que nadie te haga sufrir eres auténtica, eres así”, le decía.

Mirentxu se vio sumergida en la que podría ser la despensa de su propia casa. Creía que tan sólo iba a preparar una cena especial para sus compañeros pero al abrir el frigorífico, al otro lado del cristal estaba su hijo. Él animó a su madre a que siga en el concurso: “estamos muy orgullosos de ti, no sabes el apoyo que tienes”. Le dijo que toda la familia estaba bien y le mostró fotos de sus nietos. La donostiarra se mostró muy emocionada.

Mirentxu se mostró muy emocionada al ver unas fotografías de sus nietos. Foto de Telecinco.es

A Orlando le prepararon una típica caseta de feria en la que una muñeca pitonisa predice el futuro de sus clientes. Esta vez, la pitonisa fue sustituida por su propia hermana que le dio datos de toda la familia.

¡Pero aún hubo más sorpresas en Gran Hermano!

A Palomares le prepararon una réplica de su petición de matrimonio. Un coro, encaramado a un balcón del mas puro estilo de Romeo y Julieta, cantaba para dar paso a su novia. Palomares tardó en darse cuenta de que existía una escala para subir hasta ella pero al final, subió como pudo, para abrazarla y besarla.

Palomares subió a abrazar a su novia a pesar del riesgo de caerse. Foto de Telecinco.es

A Almudena le hicieron creer que iba a viajar a México para el intercambio de Gran Hermano. Pero más bien el país vino a ella y le trajo a su madre de regalo. La concursante se emocionó con los mariachis e incluso se atrevió con un sombrero típico.

Pero la gala trajo más sorpresas… ¡Te las contamos!

Matías, concursante de Gran Hermano 4, fue el invitado especial en la gala y gracias a él vivimos uno de los momentos estelares de la noche, ya que Matías sin cortarse lo más mínimo dio un beso de película a Mercedes Milá. La presentadora que siente especial devoción por el argentino salió del paso diciendo: “¡Qué me va a dar algo! Matías, no me hagas esto por Dios” Para luego afirmar entre risas que le había metido la lengua hasta aquí y se señalaba la garganta.

Matías besó apasionadamente a Milá emulando lo que hicieron el día de la expulsión del argentino de Gran Hermano 4. Foto de Telecinco.es

Y el martes que viene nueva expulsión. ¿Quién se irá de la casa? ¿Mirentxu, Iván o Gisela? El público decide.

Ver más…
Tráilers y estrenos para tener una Navidad de cine

Autor: Laura Mayor

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *