¡No quiero tener barriga!

La solución está en tus manos. Primeramente hay que fijarse en lo que ingerimos. Debemos evitar tomar bebidas con gas porque nos hinchan. Además, es beneficioso dejar de tomar café y sustituirlo por infusiones. Y, como no, evitar los fritos.

Muchas veces comemos con prisas, y a la vez que masticamos hablamos, esto provoca que nos entre más aire en el estómago. Por lo tanto, comer de forma calmada y masticando bien los alimentos nos ayudará.

Una vez conocido lo que debemos evitar para conseguir nuestro vientre plano, debemos evaluar lo que nos conviene ingerir. Las frutas, como melón, pera, piña y uvas que ayudan a limpiar el estómago, y las verduras son muy buenas para lograr nuestro objetivo. Hay que complementar esta dieta con carnes asadas o a la plancha, que contengan pocas grasas, y con pescados hervidos.

Parece muy fácil pero esto se complica. La dieta tiene resultado si se acompaña con un poco de ejercicio. Lo mejor para reducir la barriga son las abdominales. Será suficiente con que lo hagas un par de veces por semana, pero eso sí, debes ser constante. Si lo crees conveniente puedes acudir a la farmacia y preguntarle a algún profesional por alguna crema reductora.

La constancia es la clave, es importante tanto en la comida como en el ejercicio. Ya nos contarás los resultados. Suerte.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. yo soy delgada pero tengo demaciada barriga quisiera quitarme esa barriga e echo mucas cosas pero nada meda resultado que hago necesito añuda

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *