Mila Kunis: La evolución del estilo del cisne negro

Algunos se quedaron prendados de sus enormes ojos verdes ya en la comedia romántica Olvidando a Sarah Marshall. Pero Mila Kunis es más que una mirada sexy. Acompañando su cuerpo con increíbles interpretaciones, la actriz ya se ha ganado -con méritos- un puesto en la prestigiosa primera línea del star system.

Puesto que, por otra parte, le obliga a pasearse entre Porno porno izle hd Porno Sex izle pornoalfombras rojas y a exponerse a unas críticas que bien se alejan del mundo del cine. Hoy, Mila puede presumir de un estilo 10, meticulosamente trabajado no sólo desde la ropa sino también des del maquillaje, área en la que aciertan (y disfrutan) especialmente sus asesores.

Pero afirmar que el gusto de la ucraniana es cosa de genes sería un error. Como la mayoría de adolescentes de los 90, Mila vivió esos años vistiéndose de acuerdo a las modas de la época, lo que se traduce en desafortunados looks que podrían conformar su particular “pasado oscuro”. Un ejemplo es el que lució en un acto en las Vegas en el año 2000.

Mila Kunis en un acto en Las Vegas (2000)

Si bien desde entonces nunca hemos visto a Mila con un look similar, es cierto que sus siguientes conjuntos aún seguían encontrándose a años luz de los que luce ahora. También la forma de maquillarse, aunque la evolución en pocos años fue más notable. Abandonando los tonos fuertes (verdes y rojos) que habían marcado su adolescencia, Kunis pasó a mostrar un maquillaje mucho más natural y discreto.

Mila Kunis en la gala Chrysalis Butterfly en Los Ángeles (2008)

A base de muchos rodajes y más esfuerzo, Kunis consiguió convencer a críticos y público de que su cuerpo sólo era la fachada de lo que ella se sentía: una actriz. Así, consiguió el papel de unas de las películas más aclamadas de 2010,  ganadora de 1 Oscar y 57 premios más: Black Swan.

Alter ego del cisne negro, antagonista del cisne blanco y protagonista (Natalie Portman), su interpretación no sólo reafirmó sus habilidades delante de las cámaras. También sirvió para confirmar que en Hollywood había nacido una estrella con muy buen gusto.

Mila Kunis en la première de Black Swan en Nueva York

Tanto el vestido que lució para la première de Black Swan (arriba) en Nueva York como los espectaculares diseños que llevó en la gala de los Globos de Oro de 2011 o en la alfombra roja de la Academia ese mismo año dieron la razón a quienes la colocabámos (repetidamente) en los puestos de invitadas mejor vestidas.

Ahora, Mila no luce la figura delgadísima a la que tuvo que amoldarse para interpretar a la bailarina profesional de ballet de Cisne Negro. Aun así, nos alegramos de ello, y es que los centímetros que cogió para la película “Ted” le confieren a la actriz un aspecto más saludable.

Mila Kunis en la première de Ted (2012)

Imágenes: Cordon Press.

Autor: Carola Mayol

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *