Miguel Palacio saca la diva que llevas dentro

Sobrios patrones, calculada ornamentación y lujo discreto, estas son las claves para la moda primavera-verano 2007 de aquellas que quieran ir elegantes.

Cuando la vemos por primera vez está cepillándose el pelo con su cuerpo completamente inclinado sobre el suelo. Postura y cabellera impiden ver a la mujer. Súbitamente, la estrella se levanta al advertir la presencia del que fue su gran amor. Ya erguida, dedica una mirada al que interrumpió tan cotidiana tarea. Su rostro resplandece en medio de una melena aún en movimiento. Es la imagen de un sueño, de un anhelo. La diva de entreguerras abría puertas a la imaginación en un tiempo duro e ingenuo.

Hoy se busca una nueva diva porque ahora también, y quizá más que nunca, se hace necesaria la evasión. Sin el alarde de entonces, porque el momento es difícil, pero no ingenuo, el divismo presente se traduce en lujo discreto y, al tiempo, inconfundible. Se apuesta por la calculada ornamentación y la breve concesión al espectáculo en las formas que modelan los todavía sobrios patrones. Vuelve así la ensoñación, aunque más en el terreno del íntimo disfrute que en el de la exhibición.

El amarillo y el negro se dan la mano y se proporcionan un contraste extraordinario. Los grandes botones y las circunferencias dan el toque final.

Autor: Mireia Egea

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *