Mentiras (de otros) sobre las relaciones

Hay cosas que la gente te cuenta de las relaciones y que, directamente, son mentira. Te las cuentan para que pienses que su vida es mejor que la tuya, que están más equilibrados psicológicamente que tú, para que pienses que el error está en ti. Pero en realidad lo que hacen es aparentar, una práctica tradicionalmente muy extendida en nuestro país. No te creas nada.

La situación más habitual es la siguiente: quedas con una amiga para tomar un café y os ponéis a hablar de vuestra vida sentimental. Tú le cuentas que tu novio te ha hecho tal y cual, que cómo se puede portar así; que el último tío con el que te liaste no te ha vuelto a llamar; que tu exnovio te ha vuelto a llamar borracho sólo para ver si hd Porno HD Seks pornoSex izle porno conseguía enrollarse contigo… Lo normal de estas conversaciones, vamos. Porque habéis quedado para eso: para rajar de los hombres.

Y entonces ella, en vez de contestarte con su correspondiente ración de reproches, lloriqueos, quejas y demás acerca de los hombres de su vida, abre los ojos y te dice: “Ah, pues yo estoy encantada con Roberto. Es tan dulce, inteligente, amable, limpio y cariñoso. He descubierto que el problema estaba en mi, que no me dejaba querer de verdad y estaba siempre a la defensiva (manera sutil de hundirte en la miseria). Por fin sé lo que es tener una relación adulta”. Y no se pone ni colorada.

Tú, que recuerdas que la última vez que se emborrachó acabó llorando y mandándole mensajes patéticos y furiosos a su ex, la miras sin dar crédito a lo que oyes y no te atreves a decir nada por si lo que le pasa es una enajenación mental transitoria e intenta atacarte ¿De verdad ha encontrado tu amiga la relación perfecta y su vida es de color de rosa? Pues no.

Básicamente porque las relaciones perfectas no existen porque las parejas están formadas por humanos, que por naturaleza tendemos a la imbecilidad emocional. Puede que esté enamoradísima y que flote en el aire pero ¿Relación adulta? ¿Su novio es el hermano secreto de Brad Pitt? Venga ya.

Mentiras que te cuentan:

Nunca discutimos: no, qué va. Se lo dicen todo por favor, son tranquilos y educados las 24 horas del día, un modelo de equilibrio mental. Puede que no discutan constantemente, pero las discusiones son parte de la vida, hay que vivir con ellas. Además, luego viene la reconciliación.

Mi novio me cuida tanto: lo primero ¿necesitas que te cuide alguien? ¿en serio? Con que no nos compliquen la vida suele ser suficiente, cuidar nos cuidamos solitas. Que no se pongan ñoñas, por favor.

Relación adulta: ¿eh? Que alguien defina con claridad lo que quieren decir con eso ¿Relación adulta significa tener una cuenta corriente conjunta? ¿O beber vino tinto en la cena en lugar de cerveza? Cada relación es un mundo y calificarla positivamente como “adulta” es una chorrada. Algunas de las relaciones que se tienen de adolescente, por ejemplo, son mucho más divertidas y bonitas que las de muchos adultos.

Tenemos una relación sincera, nos lo contamos todo: no, es lo que cree ella o lo que te cuenta. Dime de qué presumes y te diré de lo que careces. Seguro que le espía el móvil a su novio cuando él está en la ducha. La sincera.

Imagen de “Todo ocurre en Elizabethtown”

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *