‘Memorias de una geisha’, un festín para los ojos

Rob Marshall, director de Chicago, y Steven Spielberg, como productor, han sido los encargados de llevar a la pantalla el famoso best seller de Arthur Golden, "Memorias de una geisha".

La acción se sitúa en Japón poco antes que empiece la Segunda Guerra Mundial. Una niña japonesa es apartada de su familia para servir en una casa de geishas en Kioto. Aunque una rival entorpece su camino, la pequeña consigue consolidarse como una gran geisha a través de sus dotes de baile, canto, música y conversación. El misterio y exotismo que la envuelve la convierte en una leyenda, pero oculta un secreto fatal en su profesión: ama a un hombre al que no puede acceder.

La encargada de dar vida a la valiente geisha es la actriz china Zhang Ziyi ("La casa de las dagas voladoras") y como su rival, su compatriota Gong Li ("Adiós a mi concubina"). Un reparto que ha suscitado una gran polémica en China y en Japón. Japón considera una deshonra que una china interprete el papel de geisha, una profesión de gran prestigio en país nipon, muy representativa de su cultura. China considera humillante que Zhang Ziyi y Gong Li interpreten el papel de geishas, profesión que relacionan con la prostitución.

La nueva película de Rob Marshall es un festín para los ojos. Destaca la calidad de la fotografía y su banda sonora, cualidades que no han pasado por alto en las cinco nominaciones a los Oscars.

Autor: Mireia Egea

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *