Mario Batali, y otros dos chefs famosos, acusados de abusos sexuales

El ‘The New York Times’ ha destapado que en The Spotted Pig, un restaurante de Nueva York frecuentado por celebrities y famosos, entre ellos el chef Mario Batali, existía una tercera planta accesible solo para VIP’s en la que “no había reglas”, la apodaron la “habitación de las violaciones”.

El dueño del local, Ken Friedman, ha sido denunciado por acoso sexual a sus trabajadoras, que no solo tenían que trabajar horas de más sino que también debían dejarse manosear por la clientela. Y en ese mismo espacio se produjo el asalto a una mujer por parte del famoso chef estadounidense Mario Batali, acusado de acoso sexual por otras cuatro mujeres y que él mismo ha reconocido como verídicas.

Una ex trabajadora de The Spotted Pig ha indicado en la investigación como, durante una fiesta en 2008, tuvo que intervenir cuando vio a través de las cámaras de seguridad que Mario Batali, borracho, estaba metiendo mano y besando a una mujer que parecía inconsciente. La “habitación de las violaciones” es solo una parte de la investigación que atañe al acoso sexual por parte de Ken Friedman sobre sus trabajadoras durante años.

Mario Batali era de los clientes VIP’s habituales, el chef era conocido como “la amenaza roja”, así lo explica la antigua empleada del local “Intentó tocarme los pechos y me decía que era guapa, que quería hacer wrestling conmigo. Me tocaba servirles copas a su mesa y cuando iba me decía cosas como ‘siéntate en la cara de mi amigo’“.

Batali reconoció los hechos que se habían producido en sus múltiples denuncias “Me disculpo con la gente a la que he tratado mal y he herido” explica “muchos de los comportamientos descritos coinciden, de hecho, con los modos en los que he actuado”. No era el primer chef en ser acusado, unas semanas antes la revista Nola publicaba otra investigación sobre John Besh, un cocinero al que más de 25 mujeres han acusado de acoso y conducta sexual inapropiada en el trabajo.

Imágenes: El País, S Moda

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *