Marilyn Monroe fue engañada para que se suicidara

Sus amigos, su psiquiatra y hasta su amante, Robert Kennedy, se compincharon para que Marilyn se suicidara, según un informe del FBI que el director de cine australiano, Philippe Mora, ha descubierto.

Marilyn Monroe, el gran mito erótico de siglo XX, era hallada muerta en su cama el 5 de agosto de 1962. Una de las mujeres más deseada del momento se suicidaba con una sobredosis de barbitúricos. Pero quién se iba a imaginar que el suicidio involuntario de Marilyn formaría parte de una trampa para silenciar su romance con el entonces fiscal general de Estados Unidos, Robert Kennedy. Y lo más fuerte, el mismo Robert habría tenido conocimiento de la operación.

El director de cine australiano Philippe Mora, asegura que ha encontrado un documento del FBI que demuestra que la actriz fue engañada para que ingiriera esos fármacos, haciéndole creer que iba a ser rescatada a tiempo. Esta información ha sido recogida por varios medios, entre otros el diario británico The Independent.

Sus amigos compinchados

Amigos, como el actor Peter Lawford (quien estaba casado con una hermana de Kennedy su psiquiatra, Ralph Greenson, el guarda de su casa, Eunice Murray, su secretario y agente de prensa, Pat Newcomb, e incluso su amante Robert Kennedy estaban compinchados, todos formaban parte de este plan para acabar con la vida de Marilyn, según se desprende del informe.
Pero, ¿por qué la actriz accedió a ese intento de suicidio? El documento señala que Lawford ‘sabía por amigos de Marilyn que la actriz hacía a menudo tentativas de suicidio y que estaba dispuesta a cometer un falso intento de quitarse la vida con el fin de conseguir comprensión’. Pero su intento por llamar la atención, sobretodo de Robert Kennedy, que según fuentes como recoge El País, no se divorciaría de su mujer ni se casaría con ella, seguramente la empujó a suicidarse. ‘Marilyn esperaba que le lavaran el estómago y lograr así compresión por este intento de suicidio’, como indica el informe. Pero la realidad, es que todos los que se hacían pasar por sus amigos la querían ver muerta.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *