Luce unas manos pefectas

¿Quieres olvidarte de las uñas quebradizas, las cutículas y la piel reseca? Sólo necesitas unos minutos a la semana para lucir unas manos envidiables ¡Te damos las claves para conseguirlo!

Lograr unas manos impecables no es tarea difícil. Limpieza e hidratación son los dos puntos básicos. Cuando tus manos estén libres de residuos y eso incluye el esmalte, llega el momento de empezar a trabajar su belleza.

Las uñas es una de las partes que las mujeres más cuidamos. Inicia tu andadura lima en mano, en busca del acabado que más te guste. Ovaladas o cuadradas, cualquier forma bien definida puede resultar atractiva. La ventaja de utilizar una buena lima es que, de esta forma, se reduce muchísimo el riesgo a que se desquebrajen o se abran. En especial, si prefieres las uñas largas,  pon atención a este punto. Utiliza la lima siempre en la misma dirección y procura evitar limar los bordes en exceso.

Una vez consigas la forma deseada, llega la hora de decir adiós a las indeseables cutículas. Aplica una ligera base de quitacutículas, líquido o en emulsión cremosa, alrededor del contorno de las uñas. Déjalo actuar unos minutos mientras te das un masaje sobre las uñas para repartir el producto. A continuación retira las cutículas sobrantes, empujando la piel hacia atrás con un palito de naranja. Prepara un recipiente con agua tibia y sumerge los dedos para eliminar así los restos. Y sobre todo, nunca recortes las cutículas. Sí, es la forma más rápida, pero también la más perjudicial. Las pieles te crecerán mucho más fuertes y duras.

Llegada a este punto, tus manos tendrán ya un aspecto mucho más cuidado y femenino. No descartes aplicar un buen endurecedor. De esta forma, fortalecerás la uña y evitarás un aspecto débil y enfermizo. Hoy en día existen innumerables productos que consiguen resultados increíbles en relativamente poco tiempo. Además es ideal aplicarlo antes del esmalte para no dañar el color natural de tu uña.

Por último, si quieres brillar con luz propia, aplica un esmalte de uñas de larga duración. Para las más atrevidas, los colores más intensos. Y para las que prefiráis un look más natural, las lacas en tonos pastel. Cualquier color puede ser el ideal, siempre que el límite pintado quede bien definido ¡Chicas, no sirven los brochazos!

Y sobre todo, nunca olvides llevar en el bolso un envase de crema hidratante. La piel de las manos es una de las partes que más se resiente ahora que llega el frío. Y no hay nada más agradable que una piel fina y suave.

¡Listo! siguiendo todos estos pasos podrás lucir unas manos femeninas y bien cuidadas. Dedica a tus manos sólo unos minutos a la semana y verás como lo agradecen.

Autor: Laura Munoz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *