Los primeros controles médicos de tu bebé

Tener un bebé es todo un acontecimiento y un aprendizaje. Desde su nacimiento, comenzará a ser monitoreado por el equipo médico. Para su salud y bienestar, los primeros controles médicos de tu bebé son ESENCIALES. Te invitamos a conocer cuáles son.

Al nacer

Al nacer, al bebé se le practica el llamado test de Apgar, que se repite a los cinco minutos. Es una evaluación de rutina que constatará, básicamente, la frecuencia cardíaca, la respiración, el tono muscular y la respuesta a estímulos. Además, se mide la talla, el peso y el diámetro de la cabeza del recién nacido.

A las 24 horas

Tras 24 horas de nacido, el pediatra hará la primera revisión exhaustiva del bebé. Se consultará si orinó, si comenzó a mamar y si hizo su primera deposición (meconio). Se revisará su columna, cabeza, ojos, boca, genitales, oídos, caderas y extremidades en busca de cualquier anomalía. También se auscultará el corazón y los pulmones.

 

 

 

Esta revisión incluye también las maniobras de Ortolani y Barlow, constituidas por una serie de movimientos que flexionan y abren las piernas para comprobar si la articulación es correcta. También, se hará exploración neurológica de los reflejos de succión, de marcha, de prensión plantar, entre otros específicos de los recién nacidos.

A las 48 horas

Se le realiza la llamada Prueba del talón. Esta prueba consiste en extraer unas gotas de sangre del talón del bebé para efectuar las pruebas clínicas de detección precoz de 19 enfermedades metabólicas congénitas. En ocasiones, se practica también una prueba auditiva.

 

 

A la semana

Por lo general, tras volver a casa, se indicará una consulta con el pediatra a la semana de haber visto nacer a tu bebé. Se inspeccionará el estado del cordón umbilical, el peso y talla para saber cómo ha evolucionado. Se evalúa también el color de la piel, para tratar de detectar ictericia, un problema por acumulación de bilirrubina. Es el momento de abrir la historia clínica del bebé.

En esta primera consulta, se hará otra revisión exhaustiva y se propondrá el calendario de vacunación. Es una ocasión que se aprovecha, también, para despejar dudas y aconsejar a los padres sobre el cuidado de su pequeño.

Si no hay ningún problema, los controles pasarán a ser mensuales. A partir del sexto mes, serán cada tres meses hasta llegar al año. Tras su primer cumpleaños, se deberán respetar los controles de rutina a los 18 y 24 meses. Para pasar entonces a ser anuales, hasta que el pequeño crezca y se haga adulto.

Cuida y disfruta de tu bebé.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *