Lo que no les gusta de nosotras

Nosotras siempre nos estamos quejando de lo que no nos gusta de los hombres, sin embargo ellos no lo hacen tan a menudo, pero no es porque no lo piensen, sino más bien por el miedo a nuestra reacción. Según algunos mensajes que hemos recibo en el  foro de la web estas son algunas de las cosas que no les gustan de nosotras.

Odian a las mujeres pesimistas, que siempre se quejan por todo y ven la vida desde el lado más negativo. A nadie le gusta escuchar siempre el lado malo de las cosas porque parece que así perdemos bastante tiempo y no se disfruta de la vida.

No soportan la obsesión femenina por el aspecto físico: dietas, gimnasios, cremas, depilaciones, masajes… todo son rituales para conseguir la perfección, que casi nunca llega al cien por cien, así que deja tantas tonterías y disfruta de tu pareja.

Las mujeres dependientes tampoco son de su agrado. Los hombres quieren mujeres atrevidas, valientes, libres e independientes. Mujeres que se valgan por sí mismas y que no necesiten siempre a un hombre a su lado para hacer cualquier cosa.

Los celos son otro de los aspectos que más detestan. A cualquier persona le incomoda que su pareja siempre esté pensando mal y sospechando alguna infidelidad. La confianza es la mejor amiga de cualquier relación de pareja.

Y los celos como arma de seducción tampoco son una buena táctica. Usar nuestras armas de mujer con otros hombres para llamar su atención no es la solución a ningún conflicto.

Inmiscuirnos en sus asuntos no es nada favorable. Ellos también tienen su intimidad y su privacidad y hay que respetarla igual que queremos que respeten la nuestra.

El victimismo no es una salida. Hacerse la víctima para intentar llamar su atención no te va a funcionar porque no le gusta ver como su mujer pone carita de pena o incluso adopta el papel de actriz dramática y derrama unas lagrimitas.

Y lo peor de todo, lo que más les molesta es que siempre queramos llevar la razón y tener la última palabra en todas las discusiones. En muchas ocasiones somos conscientes de que ellos tienen la razón pero nos cuesta tanto dársela que somos capaces de dar la vuelta a la discusión para conseguir llevarnos la victoria.

Éstas son algunas de las cosas que a ellos no les gustan de nosotras, pero claro está que a nosotras tampoco nos gustan muchísimas cosas de ellos. Es difícil encontrar el equilibrio perfecto por eso se tarda tantos años en alcanzarlo, pero nunca hay que tirar la toalla y si tenemos que cambiar algunos defectos por virtudes pues hagámoslo que seguro que al final vale la pena.

Autor: Tania Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *