Lo mejor y lo peor de los Premios Goya 2018

Tras la ceremonia de los premios Goya 2018 toca recapitular todo lo vivido para resumir la gala a través de los ojos del mundo. Las redes sociales se llenaron de chistes y memes. Y de críticas. Además, ha sido la gala menos vista desde 2009.

La gala de los premios Goya no deja indiferente a nadie año tras año. Es una ceremonia muy esperada, en la que se entregan los galardones a lo mejorcito del cine español. Pero como era de esperar, una vez más lo que terminó destacando y creando debate no fueron las películas. Aunque como siempre, también se ha juzgado a algunas de las películas premiadas, calificándolas de no merecedoras del triunfo. Nunca llueve a gusto de todos.

La Academia quiso que reinara el humor y estrenó presentadores, Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes, que salieron al escenario en numerosas ocasiones para intentar levantar una gala que en muchos momentos se hacía pesada, y se reflejaba en la cara de muchos de los espectadores. Pero no está claro si consiguieron animar la gala, o aún empeoraron más la situación. Sus aportaciones han sido calificadas de pésimas, con chistes sin gracia y de mal gusto.

Twitter, fue la red social por excelencia, que se encargó de manifestar las desigualdades que tuvieron lugar durante los Goya. Además, muchos han dejado constancia del poco acierto de los presentadores a la hora de dirigir la gala y hacer aportaciones -que no hicieron ni una pizca de gracia a gran parte del público-.

La gala estuvo dominada por la reivindicación feminista, mostrando el descontento del género femenino por no lograr la igualdad en el reconocimiento por su trabajo. Muchos fueron los alegatos en el escenario, como se encargaron de reseñar algunos tweets durante y post gala. Otros tweets nos han dejado un sabor amargo, dejando constancia por escrito de lo arraigado que sigue el machismo en la sociedad actual. Esta es una lucha que está en auge, en uno de sus mejores momentos, pero queda mucho trabajo por hacer, se necesita tiempo para reeducar a las personas y lograr que algo cambie en la sociedad en la que vivimos.

 

La actuación de los presentadores parece haber horrorizado a gran parte del país y ha llegado a ser calificada por algunos como la peor de la historia de los premios. ¿Reacción exagerada? Could be. 

Al final lo importante de un evento multitudinario es que se hable, que la opinión pública comente, no importa que sea para bien o para mal. Si no hablan de ti, no existes -y hablar se ha hablado-. Y como todo en la vida, a algunos les parece buenísimo y a otros horrible. Sin embargo, para gustos, colores. Aunque habría que investigar en qué momento la gente empezó a cambiar de canal, y por qué. ¿En realidad lo hicieron aposta los presentadores y les salió el tiro por la culata?

 

 

Además, si vas a reivindicar la igualdad  y la mayor presencia de mujeres en el cine, ¿no hubiera sido más coherente que la gala fuera presentada por una mujer?

Sin duda, lo mejor de la gala fueron los tweets y los memes. Lo peor, os lo dejamos a vuestra libre elección.  

 

Imágenes: El Confidencial 

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *