¡Llegan las Rebajas!

Dentro de unos días todas tus tiendas preferidas ya estarán de rebajas y es el momento de comprar ese abrigo tan caro en el que llevas pensando todo el invierno. Si eres asidua a las rebajas debes saber unas cuantas condiciones clave para estos días. Es importante tener en cuenta estos puntos cuando vayas a comprar en periodo de rebajas.

En primer lugar las rebajas sólo se pueden poner a principio de año y en verano y además tienen que durar, obligatoriamente, entre una semana y dos meses.

Los productos rebajados deben llevar más de un mes de venta al público, no pueden haberse colocado expresamente para las rebajas.

En la etiqueta de cada producto se tiene que indicar el precio anterior y el rebajado, o sino el porcentaje de rebaja.

La calidad de todos los productos debe ser la misma que antes de rebajarse.

El dependiente no tiene obligación de aceptar ninguna devolución a menos que el producto esté defectuoso. Pero si el comerciante anuncia que acepta devoluciones debe hacerlos en las mismas condiciones que antes de las rebajas.

Si la tienda admite tarjetas de crédito durante todo el año y no indica de ningún modo que no las admitirá durante la época de rebajas está obligada a aceptarla. Tampoco pueden obligarte a pagar un recargo por utilizarla.

La garantía de todos los productos debe ser la misma que cuando no es época de rebajas.

Es muy importante diferenciar las rebajas de estas otras ofertas:

– Las "promociones" consisten en la venta a precio reducido o en condiciones más favorables que las habituales de productos concretos, con el fin de incentivar su venta o potenciar el desarrollo de los establecimientos promotores.

– Los "saldos" corresponden a la venta de productos cuyo valor de mercado está disminuido porque están defectuosos, deteriorados, obsoletos… El comerciante debe especificar que los saldos son tales e indicar el tipo de defecto que aqueja al producto saldado.

– Las "liquidaciones" son ventas excepcionales que pretenden agotar las existencias de algunos artículos o de todos y están motivadas por causas de fuerza mayor: obras, traslados, cambio de orientación, cese, etc. El comerciante debe señalar el carácter excepcional de la venta, que ha de durar, como máximo, tres meses (un año, si cesa el negocio).

Sabiendo todas estas indicaciones ya puedes coger el bolso y tu tarjeta de crédito y lanzarte a las compras. Recuerda que hay primeras, segundas y hasta terceras rebajas así que no hagas compras compulsivas porque puedes ahorrar más dinero con un poco de paciencia.

Autor: Tania Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *