Las ONG advierten en el día de la mujer que las armas ligeras incrementan la violencia de género

Con motivo del Día Internacional de la Mujer se ha presentado el informe “Los efectos de las armas en la vida de las mujeres”, realizado por Amnistía Internacional, Intermón Oxfam y la Red Internacional de Acción sobre Armas Pequeñas (IANSA).

El informe expone que existen seis cientos cincuenta millones de armas ligeras en circulación por todo el mundo, el 60% de ellas, en manos de hombres. Como consecuencia de ello en Sudáfrica muere una mujer cada 18 horas a manos de si pareja o ex pareja, un hecho que destaca el nuevo informe de Amnistía Internacional.

Así pues, siguiendo con su habitual denuncia a favor de la mujer y los derechos humanos estas tres ONG’s demandan que los gobiernos varíen sus legislaciones para proteger a las mujeres del descontrol que existe en cuanto a las armas de fuego ligeras, lo cual eleva la posibilidad de muerte ante una agresión en doce veces. Un cambio legislativo puede ayudar a menguar el número de muertes por armas de fuego. Una muestra es que, como indica el informe, en Canadá se redujeron las muertes de mujeres asesinadas con armas de fuego en un 40 %, cinco años después de restringir sus leyes sobre este aspecto. También se dio este retroceso en Australia, donde cinco años después de modificar la legislación  se redujeron los asesinatos a mujeres a la mitad.

Una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido abusos
Judy Bassingthwaite, directora de Gun Free South Africa, en representación de la Red Internacional de Acción sobre Armas Pequeñas (IANSA), declara que “existe una necesidad clara de desarrollar modos de vida sostenibles que no se basen en una cultura de la violencia. Esto significa que se necesitan modelos alternativos de conducta que no identifiquen la masculinidad con la violencia armada y la feminidad con la pasividad”. Este hecho no hace más que incrementar la violencia que sufren las mujeres y que se refleja en cifras tan escalofriantes como que una de cada tres mujeres ha sido golpeada, violada o sometida a algún abuso a lo largo de su vida. Estos abusos afectan a unos 1.000 millones de mujeres actualmente en todo el mundo.

Así, la lucha por los derechos de la mujer sigue siendo necesaria en un mundo en el que la violación es uno de los más graves delitos de guerra, que sufrieron en su piel  15.700 mujeres y niñas en Ruanda y 25.000 en Croacia y Bosnia.
Violencia en tiempos de paz
La guerra no es el único período en el que las mujeres sufren abuso, independientemente del país donde vivan, de su raza, religión o clase social. Según el informe, en Estados Unidos un arma en el hogar aumenta el riesgo de muerte para alguien de la familia en un 41%, una cifra que alcanza el 272%  si hablamos del riesgo que corren las mujeres. Tiempos de paz y la tranquilidad del hogar. Dos elementos que no tendrían que ser peligroso pero que se pueden convertir en una pesadilla para algunas mujeres. En Francia y Sudáfrica una de cada tres mujeres asesinadas por sus parejas murió a causa de heridas con arma de fuego, y en EEUU la proporción aumenta a cada dos de tres.

72 mujeres asesinadas en España en el 2004
En nuestro país 72 mujeres, de entre 15 y 82 años,  perdieron la vida asesinadas por sus parejas. A pesar de que en España la legislación es más rigurosa que en otros países respecto a la pertenencia de armas, once mujeres murieron a causa de disparos. Unas cifras que esconden detrás terribles realidades y que demuestran que todavía falta mucho por hacer.

Como afirmó la Vicepresidenta Primera del Gobierno, María Teresa Fernández, en la conmemoración del día Internacional de la Mujer, “las mujeres españolas son las protagonistas del mayor cambio social en España, pero hay que seguir avanzando sin pararse, porque es un camino donde se dan dos pasos y se retrocede uno”.

Medidas a considerar
El informe de Amnistía, Intermón e IANSA hace recomendaciones para que disminuya el elevadísimo número de mujeres víctimas de la violencia. Sugerencias que pueden parecer evidentes a simple vista pero que si se cumplen estrictamente pueden salvar muchas vidas. Algunas de ellas pasan son la obligación de tener licencia para poseer armas,  que la violencia contra las mujeres sea establecida como delito penal y que se establezca un Tratado sobre Comercio de Armas que prohíba las exportaciones a aquellos que puedan usarlas para ejercer violencia contra las mujeres u otros delitos contra los derechos humanos.

Autor: Isabel Rey

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *