Las mujeres sufren más enfermedades dolorosas

Las mujeres sufren más enfermedades que producen dolor, en comparación con los hombres. Esa es la conclusión a la que se llegó en una de las conferencias que organizó la Diputación de Barcelona con motivo de una jornada sobre la vivencia del dolor y la mujer.

Enfermedades que son causa de dolor, como las reumáticas o las endocrinas por deficiencias de la tiroides son de predominio femenino. Así, no es de extrañar que en las dos últimas Encuestas de Salud de Cataluña más del 30% de las mujeres dijeran sufrir dolor frente a un 12% de los hombres.

En un estudio llamado “Aspectos biológicos y clínicos de las diferencias”  Carme Valls, directora del programa Dona Salud y Calidad de Vida del Centro de Análisis y Programas Sanitarios y conferenciante en las jornadas, reivindica que es necesario elaborar diagnósticos diferenciados del dolor desde la atención privada, ya que en la salud de hombres y mujeres influyen factores diferentes y su percepción de malestar es también desigual.

Valls asegura, además, que el dolor tiene “un componente social y que esto repercute en el sexo femenino por la doble jornada doméstica y laboral que asume a diario y la sobrecarga que supone, y que esto, unido a la sensación de culpa y la baja estima que se inculca a las mujeres, es lo que propicia la aparición de más dolor”. Este factor, añadido al dolor físico, se encuentra con que los médicos son más propicios a diagnosticar que las dolencias femeninas son más de tipo psicológico que físico, y suelen tomarse más en serio los dolores masculinos.

Históricamente, la medicina se ha dedicado a estudiar las dolencias masculinas y a realizar estudios en los que las mujeres no eran tomadas como muestra. De este modo, la ciencia ha estudiado los problemas de salud que afectaban a los varones y después se han aplicado los resultados a las mujeres, sin tener en cuenta las diferencias en los problemas y considerándolas, simplemente, como no-hombres. Una situación que empezó a variar, como destaca Carme Valls, a partir del año 1992, cuando “el tema ‘mujer y salud’ fue incorporado al Index Medicus  por primera vez y a las bases de datos bibliográfico, gracias a la presión internacional que numerosos grupos de investigación de todo el mundo hicieron para hacer visibles las diferencias en el ámbito biomédico entre mujeres y hombres”.

Así, si las mujeres son los pacientes que más dolor sufren a causa de enfermedad se debería tener en cuenta en los estudios científicos que la evolución de las patologías es diferente dependiendo del sexo del paciente y también del contexto en el que vive que también repercute en la salud como, por ejemplo, al doble jornada que realizan muchas mujeres como trabajadoras y amas de casa.

Autor: Isabel Rey

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *