Las españolas ven como un problema combinar trabajo y familia

El 51’2% de las mujeres creen que compatibilizar la vida laboral y familiar es un problema complicado, frente al 40’6% de los hombres que comparte esta opinión. Este es uno de los datos que revela el “Estudio sobre la conciliación de la vida familiar y laboral: situación actual, necesidades y demandas”, presentado por la directora general del Instituto de la Mujer, Rosa Mª Peris.

El estudio, realizado por el Observatorio para la Igualdad de Oportunidades entre  Hombre y Mujeres, analiza una muestra de 4.000 personas de ambos sexos, de 16 a 65 años, y un grupo de empresas radicadas en España, incidiendo en aquellas que tienen un número elevado de mujeres en plantilla. De las encuestas realizadas se desprende que el un problema para las personas activas combinar la vida laboral con a familiar. Por este motivo, un 65% de las personas se muestra partidario de pagar más impuestos si el Gobierno mejora los recursos de apoyo para los cuidados familiares.

Barreras para combinar vida laboral y familiar
Las principales barreras que se ponen a la hora de compatibilizar ambos ámbitos son que en la estructura social continúa habiendo una división sexual del trabajo, y que las empresas tienden a la obtención de la máxima productividad. Estas barreras quedan reflejadas en otros datos significativos que muestra el estudio. Un 45% de los entrevistados afirman que la mujer debe abandonar su trabajo al tener el primer hijo para dedicarse a cuidarlo, y una tercera parte considera que la mujer debe trabajar menos horas que el hombre para ocuparse de sus responsabilidades familiares.
Y es que la idea de que es la mujer la que debe cuidar de la familia sacrificando su carrera laboral sigue estando muy presente en la sociedad. Muestra de ello es que un 40% de las mujeres preguntadas abandonó su trabajo al nacer su primer hijo, cuando el porcentaje de hombres que lo dejaron por ese motivo se reduce a un 2%.

Las responsabilidades familiares, un problema para las empresas

Para las empresas las cargas familiares son una amenaza para el rendimiento de sus trabajadores y provocan una disminución de su competitividad. Por esta razón, lejos de implicarse en buscar una solución, el 60% de las empresas creen que debe ser el trabajador/a el que debe buscar una solución. Esta percepción de la familia como un problema para el rendimiento laboral produce, en ocasiones, una discriminación de la mujer, al ser la principal responsable de los cuidados familiares.
Además, en un elevado porcentaje (el 70%) los responsables de personal creen que incorporar medidas favorables para la conciliación entre trabajo y familia hace que el resto de plantilla tenga que incrementar su carga de trabajo.
Entre las escasas medidas que ofrecen las empresas para compaginar vida familiar y laboral la más generalizada es la flexibilidad del horario, que ofrecen un 36% de las empresas. Destaca esta “ayuda” por delante de la elección libre de turnos, de un 3% de empresas que ofrecen ayudas económicas o guarderías en el centro de trabajo, y un 5% que ofrece la posibilidad de trabajar desde casa. Una opción que pueden tener pocos empleados, pero resulta significativo destacar que el 65% de las amas de casa querrían tener un trabajo remunerado.

Problemas de compatibilizar familia y trabajo
El 64% de los hombres cree que compatibilizar la vida familiar y laboral deteriora la educación de los hijos, frente al 58% de las mujeres. Además, los trabajadores piensan que usar medidas en el trabajo para facilitar la combinación entre responsabilidades laborales y familiares desemboca en conflictos en el lugar de trabajo.
Para combatir estos efectos negativos, las mujeres hacen un esfuerzo adicional para poder atender adecuadamente sus responsabilidades labores y familiares. Así, dedican un 111% más de tiempo que los hombres a las tareas domésticas, y son las responsables principales del cuidado de los hijos, ya que son las que acompañan a los niños al médico y acuden a las reuniones del colegio, entre otras actividades.
Así, este estudio elaborado por el Instituto de la Mujer constata que sigue siendo la mujer la que, en la mayoría de los casos, sacrifica su vida laboral para hacerse cargo de los hijos, o tiene que hacer un doble esfuerzo para lograr la difícil tarea de compatibilizar las responsabilidades laborales con el cuidado de la familia.

Autor: Isabel Rey

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *