La osteoporosis: cómo prevenir y tratar

La osteoporosis es una enfermedad esquelética que se caracteriza por la pérdida de masa ósea y por el deterioro de los huesos. La falta de calcio es la causante de esta patología que comporta una fragilidad ósea, con lo cual aumenta el riesgo de fracturas.

La osteoporosis no afecta a todas las personas por igual. En cuanto a razas, los negros poseen más masa ósea que los blancos, y estos más que los amarillos. A su vez, los hombres corren menos riesgo que las mujeres de sufrir osteoporosis por la constitución de sus huesos, y las mujeres fértiles menos riesgo que las menopáusicas. Además, las mujeres obesas al las que se les ha retirado el periodo tienen más masa ósea que las mujeres menopáusicas delgadas.

La única manera de prevenir la osteoporosis es haciendo bondad hasta los 20 años. Hasta esta edad los huesos se están formando y se calcifican, por eso hay que procurar evitar excesos de alcohol y tabaco, hacer deporte y llevar una buena dieta. A los 25-30 años es el momento en que tenemos mayor densidad ósea y a partir de los 45 empieza el desgaste. Mientras que las mujeres pierden entre un 1,8 y un 2,8% anual de densidad ósea, los hombres pierden entre un 0,5 a un 1%.

Los síntomas de la osteoporosis son principalmente tres: dolor vertical o dorsal, aumento del relieve de los pliegues torácicos (michelines en la espalda) y reducción de talla (encurvamiento). Por ahora esta enfermedad no tiene cura. Según los médicos, ésta pasa por el tratamiento y la manipulación de los genes. Pero una vez detectada, la osteoporosis debe ser tratada. Por ahora cualquier solución sirve para frenar la pérdida de calcio. Biofosfatos, raxolifeno, isoflabonas, calcio, alendronatos… solamente existe un tratamiento que pueda aumentar la fabricación de calcio. El PHT consigue aumentar la masa ósea pero únicamente se usa en casos extremos por su elevado precio.

Los estrógenos también se han usado en mujeres menopáusicas para vencer la osteoporosis. Según el ginecólogo García-Valdecasas las repartían indistintamente para mejorar la situación de las pacientes hasta que el estudio Women’s Health Initiative descubrió que estas hormonas producían efectos secundarios. En concreto, se reveló que con el tiempo los estrógenos provocaban accidentes cardiovasculares, vasculares cerebrales, episodios tromboembólicos y cáncer de mama. En la actualidad, según el ginecólogo,  se explica a las pacientes las consecuencias a largo plazo de los estrógenos, algunas de ellas aceptan estos riesgos posteriores a cambio de sentirse bien en el presente.

Otro tipo de tratamiento ante esta enfermedad es la fisioterapia. Someterse a masajes, a sesiones de relajación, de ejercicios moderados y electroterapia son algunas formas de sobrellevar mejor la osteoporosis. Otros consejos saludables para los que sufran esta enfermedad es hacer deporte moderado (exceptuando la natación o cualquier deporte dentro del agua, ya que al flotar no hay ninguna repercusión sobre el hueso, aunque va muy bien para las articulaciones), es bueno por ejemplo dedicar una hora al día andar por terreno llano o a bailar, no abusar del alcohol, del tabaco, ni del café y mantener una buena dieta. Los médicos recomiendan pescado azul, aceite de soja y lácteos, independientemente de si son o no desnatados. Es importante saber que por la noche los huesos absorben mejor el calcio y que su absorción queda limitada pro los cítricos, con lo cual calcio y cítricos deben injerirse por separado. 

Fuente: Ciclo de Conferencias para la Salud del Centro Médico Teknon

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *