La nueva campaña de Renova, prohibida en Francia, resalta los valores universales

Renova, empresa multinacional europea de productos de celulosa, ha lanzado a las calles españolas su última campaña publicitaria llena de sorpresas, polémica y un elevado interés social. Renova, que siempre se ha caracterizado por sus innovadores productos y por sus campañas de publicidad, ha vuelto ha demostrar el por qué de estas dos características claves de su personalidad.

Se trata de un proyecto artístico y social llamado “Amorcausa” que a su vez sirve de información publicitaria para la marca y de emisor de mensajes sociales para todo el mundo. La idea es representar valores universales por medio de la estética fotográfica y apoyar al mismo tiempo un proyecto de ayuda social en Río de Janeiro. Esta ciudad tercermundista está experimentando un gran crecimiento de la población y, debido a su poco terreno habitable, se están construyendo a las afueras nuevos asentamientos urbanos, las conocidas favelas. En estos suburbios sus habitantes no son ni tan siquiera propietarios del techo bajo el que se cobijan.

Ha sido en una de las más grandes favelas de Río de Janeiro, la Rocinha, donde se ha llevado a cabo el proyecto de la mano del fotógrafo y pintor francés François Rousseau. Sus modelos, en esta ocasión, han sido la gente que habita en las pobres calles de la favela, hombres y mujeres que por un momento han visto como sus vidas cambiaban gracias a este proyecto.

La campaña se ha centrado en uno de los textos religiosos más conocidos por todo el mundo: las Bienaventuranzas. Por primera vez se han plasmado en fotos estos textos y podríamos decir que Rousseau ha conseguido transmitir sentimientos y emociones. Sus fotografías parece que cobren vida y nos hablen, haciéndonos llegar ese mensaje social que tanta falta hace hoy en día. Son las Bienaventuranzas vistas desde una perspectiva en pleno siglo XXI. Una idea  original e innovadora que ha nacido de una iniciativa personal del presidente de Renova, buscando un enfoque más allá de lo puramente comercial.

Todo el proyecto se presentará en un libro de arte editado por Fitway y los derechos de autor serán donados a la ONG ASPA (Asociación Social Padre Anchieta) que trabaja en la favela Rochinha. La campaña se expondrá en la próxima feria internacional de arte, “Art París”, en la Galería Maison del Museo del Louvre con una gran ironía puesto que la campaña ha sido prohibida en las calles francesas por el organismo regulador de publicidad calificándola de provocadora. Nada menos que una gran paradoja francesa.

Autor: Tania Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *