Ismael Serrano: “En muchos aspectos las mujeres, hoy por hoy, siguen estando marginadas”

Ismael Serrano comenzó su gira el 8 de abril para promocionar su nuevo disco “Naves ardiendo más allá de Orión” y desde entonces no ha parado de dar conciertos por España. Por el momento, su disco ha pasado a ser directamente el nº2 de la lista de los más vendidos en España y es el nº1 en Argentina.

En medio de su gira 2005, el músico Ismael Serrano, tal y como él se considera, aunque cuenta que no le disgusta que le llamen cantautor, nos hace un hueco para contarnos lo que se esconde tras su nuevo disco, aunque muy en su línea sigue denunciando las injusticias, crueldades y todo lo que no soporta de este mundo.

¿Por qué le dedicas una canción al Vaquilla? ¿Qué es lo que significa para ti su figura?
La idea de una canción para el Vaquilla me venía rondando la cabeza desde hace dos años y medio o más, cuando leí un artículo que hablaba de su muerte y hacía una semblanza de lo que había sido su vida. Una vida muy dura en la que había sido encumbrado a la categoría de héroe, se había convertido en un personaje mediático muy importante, y, finalmente, murió en el olvido después de pasar la mitad de su vida en la cárcel, dónde falleció de cirrosis. Me parecía que en cierto modo representaba la vida de todos esos parias que crecen en el extrarradio de ciudades, que son carne de cañón desde su nacimiento, condenados a ser excluidos, condenados a no tener opciones en la vida y que crecen cultivando un rencor hacia todo, porque todo les maltrata. A través de esta canción, hago una crónica social y sentimental de ese mundo, tratando de dignificarlo. Dignificar ese ambiente suburbial en el que se crió el Vaquilla y tanta otra gente, cuyo fracaso es el fracaso de todos.
¿Qué historia se esconde tras la canción “Sucede que a veces”, tu nuevo single de presentación que antes ha sido tu single en Latinoamérica?
Es una canción cuenta que cuando todo se derrumba o cuando todo parece que va mal hay pequeñas cosas, y otras no tan pequeñas, que te reconcilian con el mundo, que te ayudan a levantarla mirada, que te hacen recuperar la esperanza. Pretende ser una canción optimista para tiempos difíciles.

“El vals de los jubilados” no es tan optimista, es más bien una radiografía triste de la vida de unos viejecitos. ¿Ves así tu vejez? ¿Te asusta envejecer?
No me asusta envejecer y prefiero no ver así mi vejez. Pero sí veo que alguna gente mayor no es tratada con la atención  que realmente merecen. Tenemos una deuda con toda una generación  que ha hecho mucho por nosotros, a la que finalmente condenamos al olvido y al tedio. “El vals de los jubilados” es una canción con un sabor agridulce, porque está llena de ternura pero también de tristeza. Son gente a la que debiéramos tratar de una forma muy diferente, como nos gustaría que nos trataran en el futuro. Yo no veo así mi vejez, espero para mí un futuro mejor.

¿Qué significa la frase “estar a salvo de las verdades que gritan dormidas las mujeres”, que aparece en tu canción “Estamos a salvo”?
Vivimos en una sociedad patriarcal en la que a las mujeres no se les reconoce los derechos que realmente tienen, de igualdad con respecto a los hombres. Con esa frase me refiero al derecho obvio y evidente de poseer las mismas oportunidades que los hombres. En muchos aspectos las mujeres, hoy por hoy, siguen siendo marginadas. Por ejemplo, no sólo no están en los altos cuadros ejecutivos de las empresas, sino que cobran sueldos más bajos que los hombres. En definitiva, aún nos queda mucho por hacer para reconocer esa igualdad en todos los ámbitos, y también en el laboral. Me parece que esa igualdad es una necesidad que gritan las mujeres hasta dormidas. Tenemos que reconocerlo desde el sentimiento de culpa que le genera a uno por el hecho de ser hombre el ver esa situación.
Dedicas una de tus canciones a una mujer, a la “Reina del Súper”, ¿Quién es ella?
Es esa cajera que podría saberlo todo de ti, que tiene un glamour irresistible, que te ignora sistemáticamente a pesar de que tú le dedicas miradas de súplica  para que atienda tu demanda de atención. En esta canción se habla de pequeños actos cotidianos que están llenos de una heroicidad que no siempre somos capaces de ver. Y a veces la Reina del Súper es, como dice la canción, la dueña del barco, nuestra heroína preferida.

“Dulce Memoria” habla sobretodo de los conflictos armados mundiales, explícanos el mensaje que transmites.
Habla de esos paralelismos inquietantes que se suceden en la historia y resultan de la fragilidad de la memoria. Una falta de memoria que nos lleva a repetir errores. Resulta que los muros de los muros de la vergüenza de Palestina me recuerdan a los guetos de Krakovia, la guerra de Irak me recuerda a la guerra de Vietnam… Reivindico el valor positivo de la memoria, no por una cuestión de nostalgia sino como una forma de enfrentar el futuro y de entender el presente. De forma que seamos capaces de evitar cometer los mismos errores.
En qué te inspiras para crear tus letras además de fijarte en las injusticias sociales
En todo lo que me emociona. Me emociona desde lo vivido en primera persona, las historias de amor y desamor hasta lo que uno ve en el entorno en el que vive o las noticias de un periódico o lo que ocurre más allá del horizonte…Tengo el deber de ser permeable, estoy atento a lo que me rodea y soy capaz aún de emocionarme con las luchas, las alegrías, las tristezas ajenas…

De todas las injusticias que, por desgracia, existen en el mundo actualmente, ¿cuál es la que te quita el sueño o la que te preocupa tanto que le dedicarás una canción próximamente?
Existen por desgracia muchas canciones pendientes. Fundamentalmente, si algo me preocupa, es el hecho de que vivamos aislados unos de otros y que no seamos capaces de romper esta burbuja, que no seamos capaces de entender que tenemos que exigir alternativas a la realidad en la que vivimos. Si algo me preocupa es el conformismo que nos lleva a pensar que las cosas están bien y que no podemos discrepar. Lo que me preocupa es un modelo de pensamiento único que se impone, trata de uniformar y de hacernos cada vez más homogéneos y más estúpidos.
En este nuevo álbum, cuál es para ti la canción más importante y por qué.
Es difícil elegir una canción porque todas representan un aspecto de mi vida al que no puedo renunciar. Pero hay una canción que se llama “El virus del Miedo”, que es de la que estoy más satisfecho. Habla del miedo que nos paraliza, que trata de sumirnos en la apatía y que muchas veces nos instrumentaliza para controlarnos, para que cedamos parcelas de nuestra libertad y de nuestros derechos fundamentales. Me gusta como ha quedado musicalmente y me gusta también el contenido. Me parece que el miedo es uno de los pilares sobre los que se sustenta el sistema planetario tan desigual y tan agresivo en el que vivimos.
¿Cuál es el motivo de que tus canciones triunfen tanto en América Latina?
No somos tan diferentes de Latinoamérica. A pesar de que a veces, miremos ese continente con cierto paternalismo y con cierto aire de superioridad, no somos tan diferentes. Compartimos trozos de historia, compartimos, no solamente un idioma, sino una forma de entender la música, un sentido del humor y un desencanto y unas ilusiones que nos hacen muy parecidos. Hablo de realidades que se comparten a uno y al otro lado del océano.

Tus conciertos del otro lado del charco que tienen de diferente a los que celebras en España
La música nos señala las coincidencias que hay  y no tanto las diferencias. Quizá lo único diferente es que en Latinoamérica se vive todo con mucha intensidad y también la música. En muchos aspectos se vive al límite y eso hace valorar con más profundidad el instante en el que uno está. Aquí vivimos muy encorsetados un tanto inhibidos, allí se desinhiben más y te expresan de forma más abierta sus sentimientos. Pero, por lo general, no hay tanta diferencia. La magia de la música es crear espacios de encuentro entre gente que podría ser muy diferente pero comparte sueños afines.
En nueve años has hecho seis discos. ¿Cuál es tu secreto?
No es que haya un secreto, es que tengo la necesidad de hacer canciones  como terapia para mantener la cordura. Creo necesario el dialogo con la gente, un dialogo que he tratado de mantener a través de esos seis discos y sobretodo en los conciertos que venimos haciendo desde el 97. Yo he tratado de corresponder a la fidelidad de la gente que me ha acompañado desde el primer trabajo, siendo fiel a mi mismo, tratando de ofrecer mi trabajo honestamente con mi guitarra al hombro y fiel a mis principios y a mis sueños.

Qué es lo que ha cambiado en ti como persona y como música al cabo de estos 9 años. Qué tiene el Ismael de ahora que no tenía el de antes o qué es lo que ha perdido por el camino.
En nueve años uno aprende muchas cosas. Musicalmente, sobretodo, hay cambios que son evidentes, he incorporado nuevos ambientes nuevos, sonidos musicales… pero siempre respetando la esencia que para mi es la canción de autor, la esencia del compromiso con la realidad, con la poesía, los contenidos… Supongo que uno gana desencanto de forma inevitable con el tiempo pero sin que eso suponga perder la ilusión, perder la fe en el ser humano y perder la capacidad para sorprenderse. He madurado en muchos aspectos, ahora soy capaz de reparar en detalles que antes no reparaba, capaz de ver que entre el negro y el blanco hay una escala de grises que también merece atención y una reflexión. Pero creo que sigo fiel a mis principios ideológicos que además se ven en cada canción y en cada concierto. Creo que hay una fidelidad a las esencias que yo encuentro muy necesaria y es lo que define también mi forma de entender la música.

Qué opinas de lo que le hicieron a Jorge Drexler en los Oscar, ¿qué hubieras hecho en su lugar?
Mejor de lo que lo hizo él no se podría hacer. Yo estoy muy de acuerdo, primero con el comunicado que sacó cuando le excluyeron de la gala y denunciaba el hecho que desde Estados Unidos se tenga un concepto de la música latina muy homogéneo, de artistas que incluso son intercambiables cuando ellos lo ven necesario. La música latina es más plural de lo que algunos  piensan. Hay espacio para todos, y música latina no es solamente la que se hace en Miami sino también la que hacen muchos cantautores o la que hace Jorge Drexler. Y segundo, la elegancia con la que recibió el Oscar y esa capacidad para cantar sin que le temblaran las piernas, no se si yo estaría a la altura de las circunstancias como lo estuvo él.
¿Qué te parece en general el concurso de eurovisión y en concreto las nuevas candidatas que representan España, “Son de Sol”?
No me interesa mucho lo que suceda en Eurovisión. Representa una estética musical con la que yo no me siento muy a gusto. Pero no estaría mal que fuéramos un poquito más exigentes. Tiene que haber espacio para todo en la música y también para los cantantes de Eurovisión. Lo malo es cuando esa estética musical monopoliza los medios de comunicación y excluye a otras propuestas.
Tienes alguna noción de cómo será tu próximo álbum; algún tema, el nombre del disco, algún ritmo sugerente…
Es demasiado pronto, este disco acaba de salir y ahora mismo estamos enfrascados en  una gira muy intensa que nos va a tener hasta principios del año que viene de un lado para otro. Así que aun tengo tiempo para planteármelo.

Es cierto, aún le quedan muchos conciertos por delante, por ejemplo en lo que queda para terminar este mes de Mayo celebrará ocho conciertos. El día 11 en Gijón, el 14 en Palma de Mallorca, el 18 en Lanzarote, el 19 en Fuerteventura, el 20 en Las Palmas, el 27 en Logroño y el 28 en Santander. Si quieres conocer los conciertos más allá del mes de Mayo puedes consultar http://www.ismaelserrano.com/.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *