Infidelidades, canciones y risas

Hasta el 27 de noviembre podremos disfrutar en el Teatro Apolo de Barcelona de la obra El otro lado de la cama inspirada en la película española del mismo título que fue un gran éxito en 2001.

Raúl Peña, Coté Soler, Marta Solaz y Cristina Alcázar interpretan a los protagonistas de una obra que, aunque se basa en la historia que cuenta la película que lleva el mismo título, es una pieza totalmente autónoma. Como dicen los actores, la película no les ha servido de referente, aunque reconocen el éxito que tuvo; según Cristina Alcázar: “era un poco la vuelta al cine que yo chupé cuando era pequeña y la verdad es que me encantó encontrarme con una película española así”.

El otro lado de la cama cuenta la historia de cuatro personajes en la treintena, emocionalmente desorientados, que buscan algo que dé sentido a sus vidas. Una historia con mucho humor, acerca de la amistad y las infidelidades que viene avalada por el éxito que ya ha tenido en otros lugares, como en Madrid, donde estuvo en cartel durante 5 meses.

Hemos hablado con una de las protagonistas, Marta Solaz, que interpreta a Sonia en esta obra y actualmente hace el papel de Gabriela en Hospital Central. Ella nos ha explicado curiosidades de la obra y de si misma.

La película El otro lado de la cama anterior a la obra teatral, ¿te gustó?
Me encantó, me pareció una idea muy buena, no deja de ser una comedia de enredo, de amores, de conflictos… y la adaptación de la película al teatro me parece redonda.

En esta obra cantas bastante, ¿también lo haces en tu vida cotidiana?
Sí. En el camerino… nos echamos unos boleros. Y luego, nos hemos preparado un poquito, hemos estudiado y ahora sigo con clases.

Como actriz, ¿tienes algún referente, algún actor o actriz que te sirva de inspiración?
No, yo personalmente, cada vez que hago un personaje intento buscarme un referente de la sociedad. Tenemos que construir personajes, la observación es muy importante y además no lo podemos evitar…vamos por la calle y decimos “mira, mira aquel, eso es un personaje”. Forma parte de nosotros, de nuestra creatividad. Cuando hago un papel, siempre busco una referencia. Aunque de manera general sí que admiro a una actriz, Adriana Ozores, con esa madurez… Pero referentes… yo creo que soy muy poco mitómana.

La obra trata el tema de las infidelidades, ¿tolerarías la infidelidad bajo alguna circunstancia?
Personalmente me considero una persona fiel. Eso lo tengo claro, luego nunca se sabe lo que te trae la vida. Sólo lo toleraría en el caso de que se acabase la relación y la otra mujer se enamorase de otro hombre, entonces esa relación habría muerto. Pero sino, no lo sé, porque no me ha pasado.

¿Crees que existe el amor para toda la vida?
Yo creo en el amor de cada día. Y luego cuando tenga 80 años diré, “ostras, si ha sido para toda la vida”. El objetivo es el cada día y luego ya se verá. Evidentemente puede haber una persona que reúna cosas o que te haga tener esa magia de estar toda la vida con él. Pero creo que hasta que no se acaba la vida, es una idealización decir que es para toda la vida.

¿Te identificas con el personaje que interpretas aquí?
No. Son dos maneras de enfocar una infidelidad. Mi personaje lo lleva muy bien, como si no pasara nada y no sufre.

¿Alguna anécdota de la obra?
Hace poco se le cayó el zapato a Coté. Tenía que dar una patada y se le fue al público. Hubo una ovación…

¿Y hubo heridos?
No, el chico al que le cayó la devolvió al escenario (risas). Otra vez, en una canción muy sensual que estaba interpretando me tropecé en plan patoso.

Si os han entrado ganas de ver esta comedia de infidelidades y mentira podéis verla del 3 al 27 de noviembre en el Teatro Apolo de Barcelona.

 

Autor: Veronica Lamas

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *