‘In Good Company’: Cómo sobrevivir a un jefe 25 años menor que tú

In Good Company, la nueva película del director Paul Weitz, protagonizada por Denis Quaid, Topher Grace y  Scarlett Johansson (‘Lost in Translation’) es un retrato del impacto de la globalización y el capitalismo más trepidante en las empresas pero, ante todo, es –en forma de comedia- la repercusión de todo ello en la vida de las personas.

Según Weitz –nominado al premio de la Academia co-director y co-guionista de ‘Un Niño Grande’-, ‘In Good Company’ quiere “abordar particularmente mitos americanos y observar cómo, hasta cierto punto, las tendencias económicas afectan a las vidas individuales”. Y eso es, a fin de cuentas, lo que cuenta la película.

La película
Dan Foreman (Dennos Quaid) es un veterano jefe de ventas de publicidad, de 51 años, del semanario Sports America que acaba de celebrar el mejor año de la revista. Además, la inesperada noticia del embarazo de su esposa y la admisión de su hija mayor, Alex (Scarlett Johansson), en la exclusiva Universidad de Nueva York ratifican que su vida es equilibrada y plenamente satisfactoria.

Sin embargo, Sports America será adquirida por la multinacional Globecom, algo que comportará el descenso de categoría de Dan Foreman en el trabajo y la incorporación como jefe de ventas del joven Carter Duryea (Topher Grace), de 26 años.

A partir de ahí, el mundo de ambos personajes empezará a desmoronarse. Foreman deberá enfrentarse a la humillación de tener como jefe a un hombre 25 años menor que él. Por su parte, Duryea conseguirá grandes éxitos profesionales que abocarán su matrimonio al fracaso y, como consecuencia, a la soledad. Ello le conducirá a convocar reuniones en domingo y a autoinvitarse a cenar a casa de Foreman, hecho que le llevará a conocer a Alex, la atractiva hija de Dan Foreman, con la que desde el primer momento saltarán chispas.

Los personajes
Denis Quaid y Topher Grace interpretan a dos personas muy distintas. A pesar de ello, ambos bordan con profunda emotividad la intensa vida interior de un hombre que toma todas sus decisiones pensando en el bienestar de su familia y de un joven que vive en soledad y que busca una familia porque nunca ha sabido lo que es.

La interpretación de Scarlett Johansson ya es otro hablar. Es cierto que el personaje de la actriz se caracteriza por su actitud solitaria e independiente. Sin embargo, la escasa expresividad de Johansson contrasta con el mar de emociones de los dos protagonistas masculinos. La frialdad en su toma de decisiones respecto a Carter Duryea hace que el espectador se cuestione si su papel debería estar más elaborado o el estilo de Scarlett Johansson siempre cabalga por el camino de la inexpresión.

A pesar de todo, ‘In Good Company’ es una película humana, sentimental y, sobre todo, divertida e irónica con el mundo empresarial.

Estreno: 15 de abril de 2005

Autor: Marta Querol

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *