‘Hijos de los hombres’, la raza humana se extingue

¿Qué pasaría si un día dejaran de nacer niños?

La Tierra, año 2027: Hace casi 19 años que no nace ningún niño. La raza humana se extingue. La desesperación y la anarquía reina en el planeta. El mundo espera un milagro, pero parece que todo lleva a la completa desaparición del hombre. De repente, en la televisión, la noticia de que la persona más joven del planeta ha sido asesinada. No hay más hijos de los hombres.

Este ambiente catastrófico y apocalíptico es el que podemos ver en "Hijos de los Hombres", con Clive Owen y Julianne Moore a la cabeza y con la colaboración especial de Michael Caine.

Rodada íntegramente en el Reino Unido, esta cinta narra una terrible historia que se desarrolla precisamente en Gran Bretaña. La gente se entrega a una anarquía sin límites a lo largo de todo el planeta. Los países se desmiembran y ya nada parece tener sentido en este mundo que no va a ninguna parte. Crímenes, contaminación, nuevas religiones para la gente que busca respuestas… Se presenta Londres como el paradigma de ciudad organizada que ha logrado, mediante la fuerza (o el abuso de poder) del estado, mantener en pie su estructura y burocracia sin dejar que los extranjeros se mezclen con los autóctonos. Esto lleva al terrorismo: los extranjeros se agolpan para poder entrar a esta única ciudad con recursos y se manifiestan con violencia ante el sistema.

El ambiente de esta película, donde abundan los colores grises y la niebla, nos lleva a un estado melancólico, de desesperación. Nos hace reflexionar sobre cómo nos estamos conportando los unos con los otros en la actualidad, cómo estamos tratando el planeta y qué nos espera si seguimos obrando así. Es un mensaje de alerta para que disfrutemos de nuestro presente y temamos este futuro desesperanzador.

En medio de todo este caos, un milagro: Un hombre atormentado por su pasado descubre como la mujer extranjera ilegal refugiada a la que ha de llevar hasta la costa para salir así del país está embarazada. Este es el milagro que ha estado esperando el mundo. Ahora hay una pequeña esperanza. Pero este viaje no será nada fácil…

Ambiente, iluminación, decorados, puesta en escena… todo nos hace vernos envueltos en este futuro de guerra y desarraigo. Los actores saben verdaderamente cómo hacer que nos creamos este porvenir desesperante.

Esta película es de las que te dejan con mal cuerpo todo el día, con una sensación de mal gusto en el paladar. Pero merece la pena porque hace que nos demos cuenta de que nosotros todavía estamos en el presente. Todavía.

Autor: Jesus del Pozo

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *